La dura advertencia de referentes del mundo del vino sobre la tolerancia cero: "Es muy dañina"

La dura advertencia de referentes del mundo del vino sobre la tolerancia cero: "Es muy dañina"

Se trata de tres de los enólogos más reconocidos de Iberoamérica. Los tres trabajan en la Argentina, y se encuentran preocupados por la inminente medida que busca prohibir la ingesta de alcohol para quienes conduzcan un auto. "Es pura demagogia", coinciden. En la nota, sus opiniones.

Federico Croce

Federico Croce

fcroce@mdzol.com

Hoy, jueves 24 de noviembre, en el Congreso de la Nación podría obtener la media sanción a través de la Cámara de Diputados el proyecto presentado por el Frente de Todos que modificaría la Ley de Tránsito, y cuya medida más polémica tiene que ver con eliminar el límite de 0,5 miligramos de cantidad de alcohol por litro de sangre para conducir, a directamente 0.

Si bien el justificativo que se esgrime con esta medida es el de lograr reducir la siniestralidad vial, la ley impactaría en todo el territorio nacional y es resistida fuertemente por los gobiernos de las provincias en donde la industria vitivinícola es preponderante. También las instituciones del vino y enólogos y bodegueros se han hecho oír.

Alejandro Vigil, presidente de Wines of Argentina, cabeza de bodega El Enemigo y chief Winemaker de Catena Zapata dijo que "está demostrado que imponer la tolerancia cero no mejora la situación general. Había un proyecto que estaba muy bueno que tenía que ver con la edad y la segmentación etaria, quizás ese era el camino".

"Creo que hay que entender que el daño que se producirá en el mercado que tiene que ver con la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires es el que más se va a afectar, y en forma grave. El 80% del mercado interno del mundo del vino se bebe y comercializa en Buenos Aires. Pensé que nuestros representantes iban a tener un poquito más de criterio y de trabajo a largo plazo, pero no ha sido así: no han pensado en eso, sino en hacer demagogia", expresó en forma contundente Vigil. 

Alejandro Vigil. 

Mariano Di Paola, el chief winemaker de Rutini Wines y Bodega La Rural también fue tajante. “Yo creo que el vino es un alimento. Hoy, en una ciudad de una provincia vitivinícola como Mendoza, donde está llegando tanto turismo, y vienen a probar nuestra gastronomía, nuestros vinos… Una copa de vino no te hace perder ninguna habilidad para manejar. Sería algo muy dañino para la industria y para lo que trabajamos en ella una ley de ese tipo", manifestó Di Paola. 

“Si comés unas pasas de uva, y te hacen el control, podés llegar a tener 0,20. ¿Ahora... alguien se pone borracho por comer pasas? Esto tiene mucho más de demagogia que de otra cosa. Yo llegué directo desde la bodega a esta entrevista, hice mi trabajo y hoy probé 50 vinos, degustando y escupiendo por supuesto, ahora estoy hablando con ustedes y todavía no se me ha pegado la lengua ni nada”, aseguró Mariano.

El reconocido enólogo comentó en las instalaciones de MDZ: “Vine perfectamente manejando y además nosotros en la misma bodega tenemos nuestro control. No sale nadie de la bodega si le da más de 0,5. Los accidentes pasan por la ingesta de mucho más alcohol, de otro tipo de alcohol, y a otra hora de la noche”. En el video, la opinión completa de Di Paola sobre el tema:

"Hay muchas cosas que mejorar en este país antes que colocar la traba de la tolerancia cero", considera Marcelo Pelleriti, Gerente de Bodega Monteviejo. "Está demostrado que con 0,5 miligramos de cantidad de alcohol por litro de sangre la persona tiene sus sentidos óptimos y puede moverse, conducir y relacionarse sin problemas. Incluso algunos países han llevado el límite a 0,8 ml".

"Esta decisión es totalmente dañina para la industria del vino. Hoy en día, con los controles que se hacen, es palpable como se han reducido los accidentes. Hay que controlar donde se debe controlar: en la salida de los boliches y pubs, por ejemplo, que es donde realmente hay más problemas que a la salida de una bodega. Esta es mi opinión".

Marcelo Pelleriti junto a Michel Rolland y Henri Parent, de Clos de los Siete y Monteviejo.

"Yo me pregunto... ¿De qué viven los que ponen estas trabas o implementan esto? Evidentemente los políticos no viven de la producción, de la exportación, del ingreso de divisas, ni de las empresas. Un país sin empresas, no funciona. Un país con empresas castigadas, no funciona. Un país donde hay cada vez más impuestos a la producción, no funciona. Repito: esta medida es peor que un impuesto fuertísimo a la producción. Es muy dañina", cierra preocupado Pelleriti.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?