La noche que Freddie Mercury convenció a Lady Di de vestirse de hombre con este particular motivo

La noche que Freddie Mercury convenció a Lady Di de vestirse de hombre con este particular motivo

El vocalista de Queen y la princesa Lady Di, protagonizaron una divertida salida a un club nocturno gay.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

La amistad que existía entre Freddie Mercury y Lady Di era innegable, y sorprendía a todos porque era una de las más extrañas y curiosas que se recuerda. Pocos entendían que dos personas de mundos totalmente diferentes, se podían llevar tan bien y disfrutar de muchos momentos juntos. De hecho, coincidieron en varias fiestas juntos.

Diana Spencer, más conocida popularmente como Lady Di y por ser la primera esposa del príncipe de Gales, era conocida por su espontaneidad y naturalidad, algo que siempre desagradó a la realeza, pero que hizo que fuera querida por todo el país.

Lady Di siempre se interesó por la cultura popular de la época, y era bien sabido por todos los gustos musicales de la princesa, que iban desde Bryan Adams, Michael Jackson, Dire Straits a Tina Turner, Duran Duran y Queen. La anécdota nocturna fue difundida por The Sunday Times: La noche que Freddie Mercury disfrazó de hombre a Lady Di para que pudiera entrar a un club gay sin que la reconocieran.

Una noche de 1988 la princesa se encontraba junto a su amiga actriz Cleo Rocos, en casa del comediante Kenny Everett. Allí también estaba Freddie Mercury y varias personalidades. Rocos le preguntó al líder de Queen qué planes tenía para continuar la noche, y este le indicó que iría a un club gay llamado Royal Vauxhall Tavern. Los amigos de Lady Di le indicaron que no era una buena idea, porque los paparazzi la perseguían por todas partes. Sin embargo, tan valiente como siempre, Lady Di, quien en ese entonces tenía 27 años, y ya era madre de los príncipes William y Harry, insistió en acompañarlo a Royal Vauxhall Tavern y para que la princesa entrara sin problemas, tuvo que ser disfrazada por el mismo Freddie.

Así fue como vistieron a Diana con ropa de camuflaje, una gorra de cuero y unas grandes gafas oscuras para tapar su cara y que nadie la reconociera. Estas aventuras se repitieron varias veces, donde la princesa salía y pudo divertirse con su amigo Freddie sin preocuparse de ser reconocida y dejando la corona a un lado durante unas horas.

Fuente: EFE

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?