Cuentas públicas

La otra cara del superávit: qué sectores del Estado sufren el ajuste

El gasto cayó 31% en lo que va del año. Los jubilados se llevan la peor parte con un recorte del 31,5%, le siguen obra pública y subsidios.

Sergio Lanzafame
Sergio Lanzafame sábado, 22 de junio de 2024 · 14:56 hs
La otra cara del superávit: qué sectores del Estado sufren el ajuste
Foto: MDZ

Fue parte de la campaña política y es un aspecto central de la política económica de Javier Milei: la motosierra está activa y funciona a todo vapor para lograr el principal objetivo, que el Estado tenga superávit fiscal.

En el acumulado de los primeros cinco meses del año, el Ministerio de Economía mostró un excedente primario de 1% del PBI y un superáviot financiero de 0,4%. El gasto cayó 31% en lo que va del año.

No obstante, la calidad del ajuste es materia que merece un análisis, puesto que no se trata sólo de recortar, sino de cuánto y dónde se recorta. 

Un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) desagregó los datos que publicó el ministerio de Economía para el mes de mayo y concluyó que no sólo hubo una baja del gasto vía reducción del presupuesto, sino que se produjo una fuerte subejecución de alrededor del 28% respecto del mismo periodo del 2023.

La otra conclusión central es el aumento del peso de los servicios de deuda pública dentro de la estructura de gastos. Ahora representa 15% del total de gastos, y aunque también sufrió una caída (del 3,1%) en términos interanuales, es la única partida del presupuesto que se mantuvo casi intacta.

El principal recorte, por el peso en el presupuesto, se verifica en los organismos de la Seguridad Social. La ANSES tuvo un recorte que llegó al -24% respecto al año pasado. También se detectaron recortes del 70% en el INAES; y del 40% en la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia.

Son las jubilaciones las que soportan el mayor peso del ajuste, con una reducción en términos reales del 31,5%, le siguen Ibra pública con un 23,2%, subsidios con una reducción del 12,8%, salarios de empleados públicos con un 19,7%, prestaciones sociales con 9,4% de baja y transferencias a provincias con una reducción del 6,8%. El listado lo cierran "otros gastos" con un recorte del 3,1% y universidades con el 2,5%.

Al analizar el gasto por organismos públicos, se detectaron fuertes ajustes en la Superintendencia de Servicios de Salud (-55%), ANMAT (-15%), hospitales nacionales, e incluso en el Instituto Nacional del Cáncer (-19%) y la Agencia Nacional de Discapacidad (-26%).

En materia de desarrollo productivo, la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, tiene un recorte del 91%, mientras que la Secretaría de Industria y Desarrollo Productivo cae más del 90%. Otros programas como SENASA, INTA e INTI también tiene caídas en su ejecución presupuestaria.

Los jubilados pierden el 31% de sus ingresos. MDZ

Los casos de los organismos de seguridad también tienen marcadas caídas en su ejecución, especialmente las fuerzas federales. Es el caso de la Policía Federal (-26%), Gendarmería Nacional (-25%), Policía de Seguridad Aeroportuaria (-17%) y Prefectura Naval (-24%). La misma realidad se presenta para las Fuerzas Armadas, con reducciones de las partidas del Ejército (-11%), la Armada (-18%), y la Fuerza Aérea (-10%).

Al analizar la ejecución con un grado mayor de desagregación, es decir por partidas programáticas, se observan caídas en los principales programas de la Seguridad Social, incluyendo algunos críticos como los de atención a la niñez en situación de vulnerabilidad social (Programa 1.000 días) con una caída del 47%. También se ajustan fuertemente la PUAM, Pensión Universal para el Adulto Mayor, con un ajuste del 50%.

En materia educativa se observa fuertes caídas en la ejecución de partidas sensibles como el Fondo Nacional de Incentivo Docente (-98% en la ejecución base caja), el Programa Conectar Igualdad (-81%) y el programa de Infraestructura y Equipamiento de la Secretaría de Educación (-98%).

En materia de salud existen programas críticos que están virtualmente paralizados por falta de fondos. Son los casos de “Acceso a Medicamentos, Insumos y Tecnología Médica” (-52%), “Respuesta al VIH, Infecciones de Transmisión Sexual, Hepatitis Virales, Tuberculosis y Lepra” (-75%), Atención Sanitaria en el Territorio (-97%), y el Fortalecimiento del Sistema Público de Salud (-72%). Los programas de prevención de enfermedades no transmisibles, endémicas y patologías específicas sufren recortes de entre el 58% y el 72%.

En materia de obra pública, el escenario es de una paralización casi total de las partidas presupuestarias, con caídas cercanas al 100% en programas como Apoyo para Infraestructura en Municipios, Obras de Seguridad en Rutas Nacionales, y Desarrollo de Infraestructura Hidráulica.

Finalmente, en materia de transferencias del Tesoro Nacional a las provincias y municipios, los ajustes son muy marcados, encabezados por el Fondo de Fortalecimiento Fiscal de la Provincia de Buenos Aires (-100%), la Asistencia Financiera a Provincias y Municipios (-99%), y la Asistencia Técnica a Municipios (-96%).

 

Archivado en