Opinión

Pymes acorraladas y una Ley Base que no responde a sus necesidades

La oportunidad de desarrollo que nos ofrecen las Pymes es invisible a los ojos de la mayoría. Alejandro Bertin, secretario Movimiento Nacional Pyme, deja su opinión en MDZ.

Alejandro Bertin domingo, 12 de mayo de 2024 · 07:01 hs
Pymes acorraladas y una Ley Base que no responde a sus necesidades
Las políticas económicas llevaron a que se genere una concentración de los sectores económicos, quedando las Pymes atrapadas entre ellas. Foto: Shutterstock

Tanto los poderes del Estado, como las grandes empresas y sindicalistas, no pueden imaginar este potencial. Las Pymes generan el 42% del PBI, 75% del empleo y casi sin financiamiento. Hace años que nuestro país cuenta con la tasa de nacimiento neto de
empresa más baja de la región y del mundo. Según expresado por la Industria del Conocimiento, actualmente, se crean la misma cantidad de empresas que las que cierran, esto implica que la situación aún es peor.

¿Es posible imaginar el crecimiento del empleo sin empresas?

Las políticas implementadas desde hace décadas ha llevado a una concentración de los sectores económicos, quedando las Pymes atrapadas entre ellas. Tal dominio se manifiesta cuando se debe pagar de contado determinada materia prima a una gran empresa y financiar a 60 días a otra. Incluso en este escenario inflacionario.

La pregunta que se pueden hacer es: ¿por qué vendes? Y la respuesta es sencilla, sino deben cerrar la empresa. Esto es así, desde siempre, sumado a la casi inexistencia de financiamiento bancario. El 98% de las mismas se financian a través de financieras y del uso del escueto descubierto bancario.

Las Pymes generan el 42% PBI, 75% del empleo y casi sin financiamiento. Foto: MDZ.

Este importante sector de la economía cuenta con las mismas reglas del juego que las grandes empresas. Lo que significa que un pequeño comercio tiene las mismas cargas impositivas que una corporación cuyo agregado de valor es muy superior. ¿Es razonable? Una empresa requiere de la asistencia de profesionales en el área contable, impositiva (163 impuestos), asesoramiento legal en lo comercial, civil, laboral, penal, ciento de firmas ante escribanos, presentación permanente de documentación requerida por el sector público y privado, además de hacer las veces de agente tercerizado de AFIP y entes recaudadores de las provincias, reteniendo impuesto que luego se les debe depositar y rendir cuentas.

¿Puede una Pyme cumplir con todo lo mencionado en tiempo y forma? ¿Cuánto cuesta?, ¿En qué momento gestiona su negocio?

En general, cuando se legisla se tiende a defender a aquellas empresas que tienen hasta 5 empleados -microempresas-, que ciertamente concentran a la mayoría de las Pymes, pero sin mirar que esos beneficios los perderían contratando a un empleado más. O sea que la misma ley condena a este segmento a seguir siendo micro o a crecer de manera informal. La ley debería contemplar que una “Micro es la Pequeña de mañana y la Pequeña será la Mediana dentro de los próximos años y así sucesivamente. La legislación debería imaginar una autopista en una sola dirección que es desarrollo continuo hasta el momento de ser grandes. 

En los países desarrollados, las Pymes tienen una participación en el PBI, generación de empleo y exportaciones muy superior a la nuestra. Desde el Movimiento Nacional Pyme estamos trabajando hace 4 años promoviendo la Ley Integral Pyme (LIP), habiendo sido presentada a todo el arco político y empresarial al que tuvimos alcance. Siempre nos resultó difícil acceder a la actual oposición y al sindicalismo. De todos modos, hemos recibido palabras de aliento y aprobación de quienes nos escucharon, pero al momento de modelar la Ley bases no nos han tomado en cuenta.

Una de nuestra propuesta “fuerza” ha sido la disminución de las cargas sociales al 17% (desde más del 50%) por 5 años para todo empleado nuevo y a partir de 5° año comenzar con una suba gradual hasta el 50% de las actuales. La cargas y contribuciones patronales es una de las principales causas del empleo informal por su costo (rigidez del sistema). Vale aclarar que una empresa que contrata informalmente tiene mayores riesgos y penalidades de tener un juicio laboral en su contra que contratando de manera formal.

Entonces, ¿Por qué se contrata informalmente? La Ley Bases no contempla la reducción de las cargas y contribuciones sobre el salario para empleos nuevos para Pymes, siendo las mismas las únicas capaces de contratar trabajadores de sectores de bajos ingresos (SBI). Además, vale mencionar que esta propuesta no desfinancia ninguna caja, dado que serían aportes adicionales de trabajadores que hasta el momento no aportan.

En los países desarrollados las Pymes tienen una participación en el PBI, generación de empleo y exportaciones muy superior a la nuestra. Foto: Freepik.

En 2021, el Movimiento Nacional Pyme contrato a la Fundación Observatorio Pyme para realizar una encuesta de impacto, tratando de estimar a cuanto ascendería la contratación de trabajadores si se aprobara una ley como la LIP. En aquel contexto la encuesta fue contundente, 2,2 millones de puestos de trabajo en menos de 1 año. 

La minería es una de las grandes apuestas de la actual administración y de gran potencial para generar divisas e inversión, formando parte de los sectores que se verían favorecidas con la Ley Bases y el régimen de incentivo a las grandes inversiones (R.I.G.I.).

Actualmente, este sector está subdesarrollado y el plan es que atraiga inversiones, y con ello, divisas. ¿Y la generación de puestos de trabajo? Las estimaciones es que pasarían de demandar directa e indirectamente desde el actual 100.000 puestos de trabajo a 180.000 (80.000 adicionales). Absolutamente necesario, pero no suficiente para terminar con la desocupación de 8 millones de personas. Todos los sectores denominados estratégicos serán grandes generadores de saldos exportables, pero a su vez, de baja demanda de trabajo de SBI. ¿Por qué no una R.I.G.I. para Pymes?

¿Por qué no un régimen especial laboral?

Desde el Movimiento Nacional Pyme hemos identificado el potencial del universo Pyme, a través del índice denominado “Stock de proyectos reprimidos” (SPR). El mismo nos indica la cantidad de proyectos reprimidos que se han ido acumulando en el tiempo. Todas las Pymes tienen entre 3 y 5 proyectos en carpeta, que van desde ampliar el mostrador de atención al público, tener más stock y surtido, a adquirir tecnología de procesos, apertura de sucursales o nuevos locales, software, capacitación,  ampliaciones industriales, miles de proyectos distintos según la actividad.

Se estiman una cantidad de 530.000 Pymes sobrevivientes, si cada una de ellas pudiera cumplir sus proyectos. La creación de riqueza y de demanda de trabajo serían exponenciales. Sin un mercado interno robusto, con reglas de juego claras, menor
burocracia, seguridad jurídica, un régimen impositivos menos onerosos y simplificados, legislación laboral específica, no habrá solución a los problemas estructurales que más duelen: la pobreza.

Alejandro Bertin.

Alejandro Bertin, secretario Movimiento Nacional Pyme. MONAPY.

Archivado en