Juicio clave en Nueva York

PASO: el Gobierno reza a Loretta Preska para que retrase el fallo en contra del país

La cercanía de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias pone nerviosos a muchos en el Gobierno, ante el fallo condenatorio contra el país en el juicio por la estatización de YPF. Argentina tendrá que pagar muchos dólares a los fondos buitre pero la clave es el anuncio oficial del monto.

Carlos Burgueño
Carlos Burgueño martes, 1 de agosto de 2023 · 11:02 hs
PASO: el Gobierno reza a Loretta Preska para que retrase el fallo en contra del país
Fondos buitre al acecho, ya tienen garantizados US$ 5000 millones pero pueden hasta triplicar esa cifra según lo que evalúe la jueza Loretta Preska. Foto: NA

Solucionado, al menos en parte, el principal problema económico- financiero del Gobierno hasta las PASO, con la firma del Staff Level Agreement con el Fondo Monetario Internacional (FMI), las miradas están puestas ahora en el otro conflicto serio que podría complicar el panorama hasta las elecciones primarias del 13 de agosto.

En estas mismas horas la jueza Loretta Preska está en plena elaboración de su fallo por la manera en que se renacionalizó YPF en 2012. La jueza del Segundo Distrito Sur de Nueva York cerró el viernes por la tarde la etapa de escuchar los argumentos de los abogados de Sullivan y Cromwell (S&C) que representan al país, y a los demandantes de los fondos Burford Capital y Eton Park.

Ahora está en la tarea secreta junto con sus colaboradores directos, de argumentar su fallo final. Y el más complicado para la Argentina. Concretamente, si el país deberá pagar unos 5.000 millones de dólares (en ningún caso será menos) por haber perdido el juicio, o si la suma final supera los US$15.000 millones.

La petrolera estatal está fuera del juicio. Todo el costo de la demanda recaerá en las arcas públicas por la forma en que se renacionalizó.

Ya saben en Buenos Aires que la suerte está echada, que no habrá final feliz para el país en este caso. Y que la mejor noticia será cualquier cifra que se acerque a los US$4.920 millones que el país le reconoce a los demandantes. Sin embargo, descartando que habrá una apelación si la cifra es mayor (lo que derivará en una definición para cuando otro u otra presidente esté ocupando el sillón principal de la Casa Rosada), la mayor preocupación para el oficialismo esa saber si Preska anunciará el monto final del caso antes o después de las PASO.

El tándem Cristina-Kicillof

Obviamente, si Preska publica su fallo antes de las elecciones primarias, será un baldazo de agua fría para la estrategia del oficialismo, ante una causa en la que sólo el kirchnerismo es responsable, a partir de la manera en que se renacionalizó YPF en 2012 durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner y el ministro de Economía Axel Kicillof.

Precisamente, este último es una de las grandes esperanzas del oficialismo para atraer votos, y un anuncio sobre millonarios juicios perdidos antes de votar sería una montaña demasiado alta para trepar antes de ir a sufragar.

Se sabe que desde la provincia de Buenos Aires se intentará echar la culpa a los intereses foráneos, al macrismo y a los fondos buitre. Y se relacionará todo con una campaña sucia. Pero lo cierto es que sólo Preska maneja los tiempos, y nadie sabe si la jueza es o no permeable a las informaciones políticas del cronograma electoral de la Argentina. 

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador bonaerense Axel Kicillof, protagonistas de la demanda de los fondos buitre contra el país.

La causa tendrá una resolución ya cuando otro gobierno esté instalado en el Poder Ejecutivo. Esto quedó claro el viernes pasado durante la última jornada en el tribunal del Segundo Distrito Sur de Nueva York, dedicado exclusivamente a que las partes expliquen y amplíen sus posiciones, sobre los reclamos financieros que se le realizan a la Argentina para cumplir el fallo de Preska, donde se le dio la razón a los dos fondos demandantes: Burford Capital y Eton Park.

Argentina ya había reconocido que algo debía pagar y calculó en unos US$4.920 millones el dinero a liquidar por la deuda generada a través del fallo de Loretta Preska. La cifra planteada por el estudio S&C parte del cálculo de las acciones en poder de los dos fondos buitre demandantes al momento de iniciada la causa (2014), actualizada al valor presente de la petrolera (unos US$12.000 millones), más los intereses.

Montaña de dólares

El reclamo de Burford y Eton es de unos US$16.000 millones, tomando en cuenta el valor de YPF en el momento de la compra de las acciones en poder de los fondos en 2013 (unos US$13.000 millones), más los intereses acumulados durante 10 años más gastos y costas. En síntesis, separan a las partes unos 11.000 millones de dólares.

Será tarea de Preska ahora decidir el monto final y la manera de pagar, o llamar a una nueva ronda de negociaciones privadas para ver si se consigue un acuerdo entre las partes, algo que ya fracasó durante mayo y junio. Lo que falle la jueza del Segundo Distrito Sur (en el que reemplazó al legendario Thomas Griessa), igualmente será apelado por los abogados de S&C, con lo que la causa subirá a la segunda instancia judicial de los Estados Unidos y será resuelta por la Cámara de Apelaciones de Nueva York, donde ya es conocida la Argentina.

Los fondos buitre compran juicios seguros y multimillonarios contra compañías y Estados y por lo general multiplican varias veces su "inversión inicial". 

Allí fue a parar el juicio contra los fondos buitre por la reestructuración de deuda de 2005-2006/ 2010, en la que el país recibió un cachetazo histórico con un lapidario 3 a 0 en contra. Luego se apeló ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, donde directamente el caso fue rechazado y quedó firme la condena en contra de Griessa. 

Cuando Argentina apele el caso YPF se abrirá una nueva instancia de tiempo para esta causa, que ya va por los 10 años de acción. Si bien no hay una estimación concreta sobre cuánto demandará el caso en la Cámara de Nueva York, nunca será menor a seis meses o un año, con lo cual el caso se extenderá más allá del 2024, cuando, obviamente, otro jefe o jefa de Estado esté al frente del Poder Ejecutivo.

Hay algo seguro. Esa persona tendrá que resolver cómo hará para pagar el costo final de este caso, dinero que como piso tendrá los casi 5.000 millones de dólares que Argentina ya se comprometió a pagar. Mientras tanto, la principal preocupación oficial es rezar para que el inminente fallo de Preska espere al 14 de agosto, cuando luego de las PASO otro panorama político surgirá en el país luego de las elecciones primarias.

Archivado en