Avanzada contra la gestión Macri

Exclusivo: los hechos del 2019 que el FMI investigará en la Argentina

Luego de más de cinco años, y tras los datos que aportó la Auditoría General de la Nación, el Fondo Monetario Internacional investigará a partir de fin de mes al expresidente.

Carlos Burgueño
Carlos Burgueño lunes, 6 de noviembre de 2023 · 15:08 hs
Exclusivo: los hechos del 2019 que el FMI investigará en la Argentina
El gobierno del expresidente Mauricio Macri tendió puentes en 2018 con la entonces titular del FMI, Christine Lagarde, por el mega paquete de asistencia.

Sergio Massa adelantó anoche algo qué ocurrirá, probablemente, durante el 2024. El Fondo Monetario Internacional (FMI) habilitará el mecanismo de investigación de la Oficina de Evaluación Independiente (OIE, en su versión en inglés), para realizar un informe por el cual se evaluará la tarea del organismo en cuanto al otorgamiento y funcionalidad del préstamo Stand By que se le autorizó a Mauricio Macri en 2018.

El ministro de Economía, en su rol de candidato del oficialismo, adelantó que "a fin de mes el FMI empieza la investigación sobre la fuga de capitales sobre el acuerdo Stand By de 2018" y reveló que el organismo mandará "una comisión a la Argentina que va a hacer una revisión sobre el 66% que, según la AGN (Auditoría General de la Nación), no se usó para financiar hospitales, escuelas ni para resolver la estabilidad económica, sino para financiar el pago a fondos de inversión".

El Gobierno cree que esta novedad, surgida desde dentro mismo del corazón del Fondo Monetario, puede ayudar a las negociaciones futuras por la tercera versión del programa de Facilidades Extendidas, las que, en el caso de vencer Massa en la segunda vuelta electoral del 19 de noviembre, deberían darse inevitablemente. Y una discusión por un crédito cuestionado no debería tener las mismas reglas duras e irreductibles que un préstamo clásico a un país incumplidor.

Mauricio Macri, en el centro de la escena de una dura investigación del Fondo Monetario,

Sin embargo, hay una situación que complica la estrategia. Una investigación de este tipo demoraría casi un año y requeriría una aprobación del Board. Y las negociaciones por el nuevo acuerdo de Facilidades Extendidas no podrían extenderse más allá del primer trimestre del 2024.

Concretamente, lo que el FMI investigará hacia dentro no es el préstamo en sí, ni la eventualidad de la aprobación, sino los hechos que transcurrieron entre mayo y junio de 2019 y julio y septiembre de ese año, cuando se renegociaron los términos del Stand By aprobado un año antes y que había sido otorgado por unos U$S 42.000 millones, que un año después trepó a los U$S 57.450 millones, de los que se efectivizaron un total de U$S 44.800.

La decisión

La sospecha oficial es que Mauricio Macri impulsó estos acuerdos a sabiendas (especialmente el primero), que eran de imposible cumplimiento en el tiempo, generando un nivel de pasivos financieros que hoy deben ser renegociados con el FMI. Lo que investigaría el organismo que maneja Kristalina Georgieva es el posible hecho de haber violentado el artículo VI del Acta Constitutiva del organismo, cuyo primer párrafo dispone que “ningún miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital”.

Concretamente, en mayo de 2019 y por presiones directas del entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, la directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, avaló violentar ese artículo IV y autorizar que Mauricio Macri utilice unos U$S 9.000 millones para ejecutar política cambiaria. Dicho de otra manera, vender dólares para aumentar la oferta y así controlar el valor de la divisa, con la intención confesa de ayudar al argentino en su reelección.

El blanqueo de la situación vino de parte del norteamericano Mauricio Claver- Carone, este año eyectado del cargo que consiguió luego como titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y en aquellos días del 2019 representante de EE.UU. en el Board del organismo financiero.

Claver-Carone fue la persona que trasladó el pedido de Donald Trump en esos días para que el Board autorice la posibilidad que el gobierno de entonces de Mauricio Macri utilice unos U$S 9.000 millones del total del crédito para ejecutar política financiera activa, para contener el tipo de cambio. Macri le había pedido expresamente a Trump dólares para que lo ayude en el período de campaña por su reelección, a lo que el presidente de los Estados Unidos respondió que no tenía líneas disponibles del Tesoro de su país.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue decisivo para que el Fi libere los fondos al país.

Si podía influir sobre el FMI para que le libere dólares destinados, según el artículo IV, sólo para equilibrar variables macroeconómicas y financiar ajustes financieros y fiscales, pero no para defender políticas cambiarias. Mucho menos financiar salida de capitales a tipos de cambio atrasados. Sin embargo, por presión de Trump a través de Claver- Carone, el board del organismo (EEUU tiene la mayoría en esa instancia institucional) avaló el pedido de Macri y autorizó por primera vez en su historia liberarle dólares a la Argentina para uso cambiario.

En total fueron unos U$S 6.000 millones los que se aplicaron para esta política, durante la gestión de Nicolás Dujovne como ministro de Economía y Guido Sandleris como presidente del Banco Central. No hubo caso. La estrategia no funcionó y el 12 de agosto de 2019, un día después de las PASO donde perdió contra Alberto Fernández por un 47,6% contra un 32%, Macri ordenó a Dujovne y Sandleris "córranse del mercado" y avaló una devaluación del 21,3% para llevar al dólar a los 57,3 pesos (luego que llegara a los $ 65). 

Los próximos pasos

Un dato clave de la investigación que llevará adelante el FMI, coincidiendo con la causa por el préstamo que se tramita lentamente en Argentina, es que los funcionarios del Fondo que formaron parte del otorgamiento y ejecución del Stand By serán dejados aparte de cualquier acusación. Ni el FMI ni Argentina quieren que haya responsables en el nivel máximo de la conducción de entonces del organismo.

Especialmente por una de las personas que más debe ayudar al país a renegociar con el Fondo. Se trata de David Lipton, asesor directo de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, de quien depende que Estados Unidos vote positivamente un programa de Facilidades Extendidas especial, en el board del Fondo.  

Macri, junto a Lagarde y su ministro de Economía, Nicolás Dujovne en los febriles días de 2018.

La causa argentina es por “administración fraudulenta y malversación de capitales públicos” que el Gobierno impulsa desde marzo de este año, y se concentrará únicamente contra funcionarios de la administración macrista, y nunca avanzó hacia los hombres y mujeres del organismo que hayan intervenido.

El anuncio de la intención del gobierno de Alberto Fernández sobre la mega causa por “manejo fraudulento de la deuda externa durante la gestión de Mauricio Macri” comenzó el lunes primero de marzo del 2022, luego del mensaje presidencial ante la Asamblea Legislativa de ese año.

La causa la maneja la jueza María Eugenia Capuchetti, y apunta al expresidente Mauricio Macri, y a los exministros de Economía y Finanzas, Nicolás Dujovne, Luis Caputo y el extitular del BCRA, Guido Sandleris.

Originalmente, la idea era avanzar también en la culpabilidad de la entonces exdirectora Gerenta del Fondo Monetario, Christine Lagarde, y el director Gerente para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, así como el número dos de entonces, el norteamericano David Lipton. Esto último quedó olvidado. Y se supone que también pasará lo mismo en el informe de Washington que elaborará la OIE.

Archivado en