La nueva estrategia ortodoxa para intentar contener al dólar

La nueva estrategia ortodoxa para intentar contener al dólar

El Gobierno apela a fórmulas conocidas y ortodoxas para tratar de contener al dólar. el Gobierno elije en estos tiempos mantener buenas relaciones con los grandes fondos internacionales.

Carlos Burgueño

Carlos Burgueño

Laissez faire, laissez passer. Así parecer ser la estrategia del Gobierno nacional en estos tiempos, ante el mercado cambiario. Las alteraciones que se vienen manifestando desde hace algo más de un mes y medio, y que llevaron a nuevos mínimos por encima de los 170 pesos en los financieros y cerca de los 180 pesos en el blue; no merecieron hasta acá mayores intervenciones ni desde el Banco Central de la República Argentina (BCRA) ni desde oficinas vinculadas al Poder Ejecutivo, como el Anses o cualquier otra entidad pública que posea títulos públicos que puedan ser colocados en el mercado financiero para aumentar la oferta  y bajar la demanda.

Tampoco hubo mayores operaciones de la entidad que maneja Miguel Pesce en el mercado a futuro del Rofex, donde se puede transar precios de la divisas a futuro. Y donde el BCRA puede transaccionar para reducir las expectativas de aumentos en el dólar en el futuro. Nada ocurrió. El Gobierno eligió dejar que los movimientos de demanda y oferta de divisas evolucionen; sin voluntad de intervenir en los precios ni congelar expectativas.

La decisión oficial fue dejar que los valores encuentren nuevos equilibrios, para luego observar los nuevos precios y a partir de allí trabajar. Cualquier observador analizaría que se trata de una estrategia ortodoxa. Hasta ciertamente liberal. Salvo que ninguno de los mercados en cuestión es libre y legal. Tanto los dólares bolsa (MEP o CCL) como el blue, son opciones casi alternativas. Las dos primeras, altamente reguladas. La segunda, directamente ilegal. Ambas opciones, muy susceptibles de intervenciones, tanto públicas como privadas.

El mendocino Pesce, titular del BCRA.

No se altera el BCRA en su política de no intervención. El argumento es simple. Durante tres días consecutivos, incluyendo ayer, hubo compras de la entidad; llegando a los U$S115 millones (el año pasado había vendido en el mismo período unos $ 447 millones), y sin cambios en la cotización del Banco Nación, cerrando a 102 pesos. Para el BCRA, todo está tranquilo en el oficial.

Los dólares de los exportadores siguen llegando, incluso a un nivel mayor a lo que se esperaba para esta altura del año (el segundo semestre es siempre menos generoso que el primero en la llegada de dólares provenientes de sojeros y similares). Se analiza que sin intervención de la entidad en más de ocho meses, el Rofex se muestra con una estabilidad notable, ignorando las expectativas del financiero y el blue.

El indicador de la Bolsa de Rosario marcó ayer un cierre del dólar oficial futuro de 101,3 pesos para el mes próximo, 112,50 para diciembre y 142,5 para julio del 2022. Algo más alto que la proyección que muestra la entidad en los primeros siete meses del año, pero nada alarmante. Ni mucho menos que demuestre relación con la evolución de los dólares financieros. ¿Qué pasa entonces en este mercado, que hace que la divisa se mueva por encima de los 171 pesos?.

Buenos oficios

Como ya se contó en este espacio, el Gobierno elije en estos tiempos mantener buenas relaciones con los grandes fondos internacionales, y mantener la puerta abierta para que los tenedores de bonos en pesos institucionales tengan una ventana para salir de sus posiciones en moneda local. Y pasarse a dólares con alguna de las versiones financieras habilitadas dentro de la legalidad. Se le está dando a los fondos de inversión la posibilidad de salida por una venta abierta, para que puedan pasarse ordenadamente de pesos a dólares; con la esperanza que puedan volver.

La mayor operación de este tipo se dio la semana pasada, cuando se le liberó a los fondos la posibilidad de salir de los CER lanzados el 19 de junio de 2020 por unos $ 11.261 millones a una tasa de 2,71% por sobre la inflación, de los cuales se sabe que el fondo Pimco cuenta con más de un 80% de posiciones. Esta operación del año pasado había sido indirectamente pactada con este fondo y otros que participaron de licitaciones similares durante el 2020; para evitar en el último tramo del año una salida masiva de posiciones en moneda local hacia el dólar; provocando un efecto "Puerta 12" que habría provocado caídas fuertes en la fortaleza del peso.

Eran tiempos en los que se terminaba de negociar el acuerdo con los acreedores de la deuda soberana argentina emitida bajo legislación internacional; y se evitó cualquier tipo de ruido que complicara aún más aquella negociación que finalmente resultó exitosa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?