Cinco pasos para terminar el año ahorrando

Cinco pasos para terminar el año ahorrando

Si tienes problemas para ahorrar, te contamos cómo empezar a hacerlo en cinco simples pasos.

Inversor Global

Inversor Global

El hábito del ahorro no es fácil de adquirir. Sin embrago, más allá de los gastos extra que generan las fiestas de fin de año y el dinero que se destina al pago de deudas, existen fáciles formas de comenzar a ahorrar.

1. Empieza hoy

Muchas veces las personas ponen como excusa que cobran un bajo sueldo o que tienen muchas deudas pendientes. Sin embargo, estas no son excusas válidas para postergar el ahorro. No esperes a que te aumenten el sueldo para comenzar a ahorrar, hazlo hoy. Es ley que cuanto más dinero tengas en tu bolsillo, más vas a gastar. Por eso, aunque parezca insignificante, puedes empezar ahorrando el 5% de tu sueldo. Luego mes a mes debes ir aumentando ese porcentaje.

2. Coloca metas de ahorro y objetivos

Establece metas de ahorro y ten un objetivo claro en mente. “Voy a ahorrar $100.000 para irme de vacaciones a Brasil” es un ejemplo concreto de esto. En este sentido, enfocarse en un solo objetivo te ayudará a mantener la disciplina y recordar que el ahorro no significa negarse a algo que quieres hoy, sino trabajar por una gran recompensa que tendrás en el futuro.

3. Haz un presupuesto sencillo

Los presupuestos son solo una manera práctica de controlar los gastos mensuales, de modo que puedas asegurarte de que el dinero está siendo usado de la manera en que era proyectada. Y como es muy fácil tentarse y excederse con gastos, si uno logra tener un documento escrito que lo ayude a ordenarse, cumplirlo será mucho más fácil.

Para esto basta con utilizar una hoja de cálculo en Excel, lápiz y papel o el bloc de notas de tu celular. Allí deberás volcar todos tus gastos mensuales para controlarlos y luego ver cuáles se pueden recortar.

4. Ahorra las monedas y los billetes de menor denominación

Cada vez que recibas un vuelto en monedas o en billetes, no los gastes. Guárdalos bajo llave. Aunque no lo creas, todo este dinero que guardes día a día sumará una buena cifra hacia fin de año.

5. Comienza a invertir

Ahorrar e invertir no son sinónimos. El ahorro es la base de toda inversión: si una persona no ahorra, no tiene nada para invertir; y si no tiene dinero que invertir, no tiene forma de generar riqueza. En este sentido, Benjamín Franklin decía: “Una moneda ahorrada es una moneda ganada”, con lo cual, el ahorro se convierte en el primer y más importante escalón para llegar a aumentar el grado de riqueza.

En el mercado existen distintas opciones de inversión rentables que se ajustan a los perfiles, necesidades y presupuestos de cada persona. No necesitas millones de pesos para empezar a invertir en ellas.

 

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?