Las altas tasas de envejecimiento de América Latina que atentan contra el futuro de la economía

Las altas tasas de envejecimiento de América Latina que atentan contra el futuro de la economía

El experto en protección social del Banco Mundial desarrolló qué es el bono demográfico y cómo la región debería aprovecharlo para potenciar su economía futura.

Inversor Global

Inversor Global

Según datos del Banco Mundial, para 2050, en América Latina la cantidad de mayores de 65 años será el doble y habrá muchas menos personas en edad de trabajar, lo que significaría una menor productividad y, por ende, un deterioro del crecimiento económico.

Para amortiguar el impacto de esta situación futura, Ignacio Apella, economista experto en protección social de la entidad bancaria, explicó que los países de la región deberían aprovechar lo que se conoce como “bono demográfico”.

En diálogo con El País, el especialista desarrolló que este concepto hace referencia al periodo en el cual el porcentaje de personas en edad de trabajar alcanza sus niveles máximos, en relación con el total de la población.

“Dada la estructura demográfica de los países de América Latina y el Caribe, son sus heterogeneidades, hoy tienen la mayor cantidad de personas en edad de trabajar”, sostuvo Apella. Además, indicó que se lo llama “bono” porque es un periodo muy beneficioso dado que una mayor cantidad de personas en actividad incentiva el crecimiento económico.

“Es muy importante aprovechar hoy este periodo de bonanza para poder ahorrar más y financiar una mayor inversión. De esa manera se incrementará el nivel de capital físico y humano con el que cuentan los trabajadores que favorecen el aumento de la productividad”, expresó el economista.

Para fundamentar su comentario, aclaró que, dentro de algunas décadas, el bono se terminará y comenzará la etapa de envejecimiento, lo que significa que la cantidad de trabajadores disminuirá, junto con la capacidad de crecimiento económico. De esta forma, la única solución para seguir creciendo sería un aumento en la productividad.

De todas formas, que exista un envejecimiento de la población no es una mala noticia; según el analista, esto quiere decir que la gente vive más y las familias están teniendo una mejor planificación familiar.

Aún así, el problema radica en que los países no están preparados para este contexto de baja fuerza laboral, por lo que deberían adoptar medidas económicas y financieras que permitan ahorrar e invertir de una mejor manera lo resultante de este “bono demográfico”.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?