Inversiones que valen más y te hacen ganar más

Inversiones que valen más y te hacen ganar más

Si bien puede que estas acciones no sean las más baratas en el mercado, el potencial de ganancias que te ofrecen hace que se merezcan un lugar en tu cartera.

Inversor Global

Inversor Global

Por Zach Scheidt

A la hora de hacer las compras de la casa, suelo inclinarme por los productos con precios más bajos. Y nadie debería reprochármelo. Después de todo, tengo una cantidad de gastos importantes, por lo que necesito lograr que el dinero rinda lo máximo posible.

En muchas oportunidades, eso se traduce en encontrar el precio más bajo para adquirir esos bienes que consumimos cotidianamente. Sin embargo, he aprendido que existen ciertos aspectos, entre los que incluyo a algunas inversiones, en los que es preferible pagar más.

Lo que compras es lo que recibes

Cuando se trata de adquirir cosas a precios baratos, la expresión “lo que compras es lo que recibes” es más que acertada.

Hace un tiempo, encontré para mis hijos unas mochilas increíbles en las ofertas por la temporada de regreso a clases. Pero antes de que culminara el primer semestre escolar, los cierres empezaron a romperse y las tiras a descoserse. Finalmente, tuvimos que cambiar las mochilas por unas de mejor calidad y terminé pagando más que si hubiese comprado mochilas caras en primer lugar.

Con esa experiencia, aprendí que tomar decisiones adecuadas en relación a los gastos va más allá de encontrar un “buen precio”.

En el caso de ciertas compras, prefiero gastar lo menos posible: no estoy dispuesto a pagar un 20% extra para adquirir un producto de “marca”. Pero en otras ocasiones, realmente vale la pena pagar un poco más por calidad. De ese modo, lo que sea que compres durará más, el viaje que realices contará con más lindos recuerdos en el futuro o el médico al que asistas tendrá un poco más de experiencia para ayudarte.

 

El mismo concepto es aplicable a las inversiones

En algunas oportunidades querrás comprar las acciones más baratas, y así, obtener el mayor margen de ganancias potenciales por el dinero invertido. Y otras veces, vale la pena gastar un poco más y tener la posibilidad de acceder a acciones de una gran compañía que te otorguen estabilidad y un aumento constante en el valor de tu inversión.

Pero, ¿cómo saber cuáles compañías cotizan a un precio elevado sin justificación alguna y por cuáles sí vale la pena pagar más?

Cuando estés comprando acciones de una compañía, es importante que tengas presente que realmente estás adquiriendo una parte de ese negocio. Entonces, el análisis para decidir invertir tiene que ser igual al que harías si en efecto estuvieses comprando la compañía entera. En esa línea, debes preguntarte:

  • ¿Cuánto dinero ganó la empresa el año pasado?
  • ¿Cuáles de sus áreas de negocio aún cuentan con potencial de crecimiento?
  • ¿Tiene una base de clientes sólida?
  • ¿Cómo les va a sus competidores?
  • ¿El negocio se puede expandir a nuevas zonas geográficas?

Dependiendo de la industria en la que estés interesado, puede haber muchas otras cuestiones a tener en cuenta. Y esto también aplica para las acciones en el mercado de valores. Antes de adquirir alguna, debes comprender lo mejor posible el negocio de la compañía que las emite y qué es exactamente lo que vas a obtener con tu inversión.

Cómo analizar una compañía

Investigar los detalles, tanto de empresas como de acciones, puede tomar un tiempo. Sin embargo, existen un par de métricas básicas que te darán bases sólidas con respecto a tu potencial inversión.

Lo primero en lo que tienes que fijarte es en el ratio del precio sobre las ganancias o P/E (por sus siglas en inglés). A través de esta relación, es posible conocer cuánto estás pagando por una acción comparativamente con las ganancias que genera la compañía emisora.

Por ejemplo, un ratio de P/E de 7 veces las ganancias es muy bajo. Esto quiere decir que estás obteniendo un descuento o pagando un precio muy bajo por la parte de la compañía que estás comprando. Por el contrario, si el P/E se ubica en 50 veces las ganancias es bastante alto.

El segundo aspecto que te conviene analizar es qué tan rápido crecen las ganancias de la empresa. Esto es un poco más subjetivo. Pero Wall Street suele tener para cada acción proyecciones sobre cuánto dinero ganará una compañía en los próximos dos años.

Mientras más rápido se espere que crezcan las ganancias de una empresa, más disposición deberías tener a pagar el precio justo por su acción. Esto debido a que, a medida que las ganancias crezcan en los próximos trimestres, el precio que pagues hoy tendrá mucho más sentido a futuro (a la par de su avance).

Entonces, siempre echa un vistazo a cuánto estarías pagando por una acción en función de sus ganancias y cuánto se espera que crezcan las mismas. Con frecuencia, las acciones que son más caras son las que tienen el mayor potencial de crecimiento y ofrecen más estabilidad.

 

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?