Cómo convertirse en un trader disciplinado y exitoso

Cómo convertirse en un trader disciplinado y exitoso

A diferencia de un trader emocional, el disciplinado lleva a cabo una serie de conductas que aumentan las probabilidades de ganar dinero.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

Para operar en los mercados financieros con un horizonte de corto plazo, apuntando a obtener una ganancia de la diferencia de precios entre la compra y la venta, es necesario tener una conducta disciplinada para no convertirse en un trader emocional, el cual generalmente pierde dinero constantemente.

El trader emocional

Como su nombre lo indica, el trader emocional se guía por sus propios sentimientos, dejando de lado la actitud analítica y sensata. Esta clase de operador se comporta de la siguiente manera:

  • Opera en base a emociones.
  • Cuanta más confianza en sí mismo tiene, más grande es la posición operada, lo que significa que más dinero coloca.
  • Cierran la operación antes de tiempo porque tiene miedo.
  • Entra a un activo o mercado por pura codicia.
  • Mantiene una posición perdedora para demostrar “que está en lo correcto”.
  • Opera según su propia opinión, independientemente del comportamiento del mercado.
  • Cree que es especial y que cuenta con habilidades superiores.
  • Maldice al perder dinero y pierde el control.
  • Celebra las ganancias y se deprime en exceso.

El trader disciplinado

Por otra parte, se encuentra el trader disciplinado, el cual controla su estado mental y tiene más probabilidades de ganar dinero en el largo plazo. Para convertirse en un operador de esta clase, es necesario:

  • Armar una estrategia antes de realizar una operatoria bursátil, ya sea al alza o a la baja.
  • Gestionar el riesgo correctamente, lo que significa que no hay que realizar movimientos descabellados sin justificación y poniendo en riesgo gran parte del capital.
  • Terminar una posición siguiendo un plan, y no basándose en el miedo.
  • Cortar las pérdidas rápidamente, aunque haya existido un fallo en la estrategia.
  • Analizar el comportamiento del mercado y tomar decisiones en base al mismo, aunque la postura personal sea opuesta.
  • Tener como único objetivo ganar dinero. El trading no tiene que ser un juego o una competencia, simplemente una forma de aumentar el capital.
  • En caso de cometer un error en una posición, pensar en el próximo movimiento tras aprender de los errores.
  • Operar de manera concentrada y calmada. Hay que ser analíticos.
  • Saber cuándo es momento de no operar. En algunas ocasiones, el mercado no brinda buenas oportunidades de trading, por lo que hay que mantener intacto el capital si es necesario.

Siguiendo esta serie de recomendaciones, el éxito no estará garantizado, ni mucho menos. Pero las probabilidades serán más altas que comportándose como un trader emocional y errático.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?