Redes de pago analizan dejar de recibir tarjeta de débito

Redes de pago analizan dejar de recibir tarjeta de débito

Las empresas de cobro de servicios tomarían esta decisión por el aumento de las comisiones del Banco Central. Buscan que cambie la nueva reglamentación.

MDZ Dinero

MDZ Dinero

Las redes de pagos de servicios advirtieron que la modificación en las comisiones que pagan las empresas procesadoras de transacciones, Link y Prisma, que pasarán del 0,1% al 0,8%, llevaría a la decisión de no recibir más tarjetas de débito. Hoy, ese método de pago representa el 25% de la recaudación. Además, dejarían de entregar efectivo.

 “Si nosotros le cobramos el 1% a una empresa de servicios públicos para cobrar su factura, no podemos pagarle el 0,8% a la procesadora del pago. La ecuación no cierra. Si esto no se modifica, no nos va a quedar otra opción que dejar de cobrar con tarjeta de débito. Sería un retroceso, volver a un modelo anterior que nunca funcionó”, explicó Maximiliano Babino, presidente de Pago Fácil.

Gustavo Gómez, gerente general de Rapipago y presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Cobranza Extrabancaria de Impuestos y Servicios (Caeceis), planteó un escenario similar: “Hoy tenemos un arancel especial. Un 0,8% sería impagable. Estamos en diálogo con el Banco Central y con las operadoras para generar una solución en lo comercial. Cobrar solo en efectivo sería ir hacia atrás”.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) lanzó en diciembre el plan Transferencias 3.0 que expande los pagos con códigos QR y las transferencias con beneficios y comisiones bajas para los comercios.

Estas modificaciones, además, marcan un aumento de las comisiones por transacción para las redes de pago. En 2017 el BCRA creó el Pago Electrónico Inmediato (PEI) que les permitió cobrar pagándole a Link y Prisma un monto fijo por operación, que se convirtió en un costo de procesamiento que no excedía el 0,1%.

Pero el nuevo plan reemplazo el PEI y definió comisiones del 0,8%. La implementación de la normativa se finalizará en noviembre.

El sistema hoy por hoy funciona así: el usuario paga solo lo que dice la factura. La empresa de servicio le abona a la recaudadora una comisión que va del 0,5% al 1% del monto cobrado. De eso, la red de pagos le paga aproximadamente $3 por transacción a Link o Prisma, además de otros gastos. Si eso pasa a ser el 0,8%, se llevaría toda la ganancia.

Desde el mercado de medios de pago coinciden que el plan Transferencias 3.0 ayudará a reducir el uso de efectivo, pero su implementación tiene sus dificultades. Una de estas está relacionada la oposición de Visa, que rechaza que los pagos vía transferencia se hagan usando tarjetas de débito pero no por medio de sus sistemas.

Por ello, Visa y los bancos que emiten esa tarjeta pusieron un tope para pagar facturas con tarjeta de débito de $8.000 y para extraer efectivo de $15.000. Si bien lo modificaron a $ 20.000 en ambos casos, dista mucho del que existía en diciembre de $80.000 para pagar y $50.000 para retirar dinero.

Desde Pago Fácil estiman que, a través de sus 5.000 locales, entregan cerca de $10.000 millones en efectivo en todo el país. Si bien las recaudadoras no cobran por ese servicio, les reduce costos operativos respecto a llevar esos billetes a un  banco.

Al día de hoy, Caeceis está en negociaciones con el BCRA y los bancos para encontrar una solución.

(Fuente: Infobae)

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?