Especulación, aumentos y escasez: el difícil panorama de la construcción en Mendoza

Especulación, aumentos y escasez: el difícil panorama de la construcción en Mendoza

Productos elementales como hierro, cemento y ladrillos han sufrido de manera considerable los vaivenes de la crisis económica producida por la recesión, la inflación y la depreciación del peso en relación al dólar. Pese a todo esto, la gente intenta seguir construyendo y la demanda no afloja.

Pablo Villarruel

Pablo Villarruel

La crisis económica del país provocada por la recesión derivada de la pandemia, la inflación acumulada y la paulatina depreciación del peso ante el dólar, hace que muchos productos o servicios vean modificados sus precios de manera frenética o las empresas entren en especulaciones hasta que los mercados se estabilicen.

Uno de los rubros en el que más impactan estos vaivenes de la economía es el de los materiales de la construcción, más allá de que los corralones y las ferreterías fueron de los pocos comercios que se mantuvieron abiertos durante la etapa más restrictiva de la cuarentena y hasta el día de hoy siguen con buena demanda.

Si bien el flujo de ventas ha sido constante en el rubro durante estos meses, la devaluación del peso ante el dólar de las últimas semanas hizo que se fuera perdiendo la referencia de los precios en productos como hierro, ladrillos y cemento o muchas empresas decidan frenar las ventas hasta tener un panorama más claro.

Leonardo es propietario de FIGZA S.R.L., una empresa distribuidora de artículos de ferretería y corralón y, en diálogo con MDZ, reconoció que "el panorama es complejo porque hay cosas que no tienen precio" e hizo especial hincapié en los productos de hierro y metal.

"Todo lo que es hierro para construcción o productos que contengan hierro o metal no tienen precio o tienen un precio que se fueron por la nubes en solo una semana. En algunos casos el aumento ha sido del 60% y después depende mucho del comercio que quiera vender o acopiar hasta que todo se estabilice", explicó.

Pero los inconvenientes no pasan solo por los aumentos desmedidos o por las especulaciones de algunos comercios, si no que también hay escasez de productos básicos como el cemento que, al igual que en el resto de los rubros tuvo un "aumento del 10% en la última semana".

El panorama es complicado y, aparentemente, no tiene intenciones de mejorar ya que varios proveedores de productos de ferretería anunciaron para la semana que viene aumentos de entre un 7 a un 10% más y éstos se trasladarían a todos los rubros.

"El ladrillo aumentó de manera considerable. Los mil ladrillos cuestan entre 24 y 30 mil pesos, cuando en el inicio de la pandemia y hasta mediados costaba de 10 a 15 mil pesos los mil ladrillos", aseguró quien también es representante de Tecnoflex S.A. y ve de cerca la realidad de corralones, ferreterías y otros negocios del rubro.

Lo llamativo es que pese a los aumentos o la escasez en productos elementales como hierro, cemento o ladrillos, la demanda sigue siendo bastante alta ya que las personas siguen viendo en las construcción una de las maneras para no perder el alicaído poder adquisitivo ante la inflación y la devaluación imperante.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?