Arcor cerró las plantas porque daban pérdida hace cinco años

Arcor cerró las plantas porque daban pérdida hace cinco años

Así lo indicaron dos gerentes que se reunieron hoy con el subsecretario de Industria y Comercio, Sergio Moralejo, para explicar por qué dejaron de operar este fin de semana las dos fábricas de La Campagnola de San Martín. También señalaron que en esos establecimientos ya no se utilizaba materia prima de Mendoza y <b>confirmaron el traslado de la operación a Villa Mercedes</b>. Moralejo calificó el cierre como un hecho "traumático"

El Gobierno provincial se reunió este lunes con gerentes de la empresa Arcor después del cierre de dos plantas en San Martín. Según trascendió, en esa reunión los enviados de la firma adujeron que tomaron esta medida porque el establecimiento ubicado en el centro del departamento era "poco eficiente" y no había posibilidad de ampliarlo. Pero además, dijeron que en San Martín "hace cinco años que el balance da negativo".

Arcor confirmó que se planteó el traslado de la producción (duraznos y legumbres) a Villa Mercedes, donde la empresa tiene dos naves industriales. Los enviados de la firma prometieron además que seguirán operando en la zona "una planta de pulpa, una fábrica para hacer cartones y cuatro fincas".

En las dos plantas cerradas por Arcor trabajaban unas 130 personas y su cierre, informado durante el fin de semana, generó por lo menos sorpresa en el Poder Ejecutivo.

"Es un hecho cuanto menos traumático", declaró el subsecretario de Industria y Comercio, Sergio Moralejo, a primera hora de hoy. Más tarde tuvo una reunión con el gerente de planta y el gerente regional de Arcor, en la que recibió algunas explicaciones.

Según los gerentes, estas plantas habían dejado de producir conservas con materia prima de Mendoza. Se tercerizó la producción de durazno y se traían legumbres del NEA.

Había un plan para ampliar y modernizar la planta que está ubicada a pocas cuadras del microcentro de San Martín, pero no hubo acuerdo con los propietarios de los terrenos colindantes.

El cierre de los establecimientos de La Campagnola fue un golpe muy duro en la zona, ya que se trata de una conservera muy antigua y emblemática.

Moralejo señaló hoy, en entrevista con Radio Nacional, que Arcor no se encontraba en un "procedimiento de crisis", e incluso aclaró: "En general la industria, las empresas bien administradas, no han tenido dificultades para producir y vender".

El funcionario diferenció el caso de Arcor de conserveras como Alco, que venía en concurso desde 2010, y La Colina, que tenía el mismo problema desde hace cinco años.

El cierre en definitiva fue sorpresivo para el Gobierno, más allá de que el propio gobernador Alfredo Cornejo había manifestado que a la principal industria alimenticia de país no pasaba un buen momento y de que las dos plantas de Mendoza se suman a otras dos que ya fueron cerradas en Buenos Aires y Córdoba.

En tono crítico, Cornejo había contrastado la situación de la empresa que preside Luis Pagani con la de los bancos y había afirmado que el año pasado Arcor perdió 1.000 millones de dólares.

"Todas las empresas vinculadas a la producción tienen problemas de financiamiento por la alta tasa y, por otro lado, sufren la restricción de consumo interno. El gobernador marcó que no es razonable que una empresa de este tamaño y con su inserción tenga pérdidas de magnitud, cuando el sistema financiero está teniendo brutales utilidades a través de encajes remunerados, Leliqs y demás", explicó el subsecretario de Industria.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?