Gatland se aleja de la polémica y desea que Inglaterra gane el Mundial

El entrenador de Gales insiste en que sus comentarios acerca de Inglaterra llegando a la final no fueron una crítica y quiere que los dirigidos por Eddie Jones ganen la Copa Mundial.

sección deportes

Warren Gatland, head coach de Gales.

RUGBY WORLD CUP

El entrenador saliente de Gales, Warren Gatland, espera que Inglaterra gane la Copa Mundial el próximo sábado e insiste en que no fue crítico cuando sugirió que el equipo de Eddie Jones pudo haber alcanzado su punto máximo de desempeño demasiado pronto.

El neozelandés provocó una respuesta de Jones tras sus comentarios acerca de la épica semifinal en la que Inglaterra se impuso a los All Blacks. “Hemos visto en pasadas RWC que a veces los equipos juegan su final en la semifinal y no se levantan para la final, así que será interesante ver cómo juega Inglaterra la semana que viene”, indicó Gatland a lo que Jones replicó con sorna esperando que Gatland disfrutara “el partido por el tercer y cuarto puesto”.

Pese al cruce de declaraciones, Gatland sostuvo que su apreciación no tenía como objetivo menospreciar a los de La Rosa. “Estaba reflejando las experiencias que he visto en el pasado”, recalcó, rememorando la Copa Mundial de 2011 y cómo los All Blacks tuvieron su “final” en semifinales ante Australia, un partido que les pesó en la última instancia.

“Jugaron contra Francia en la final y probablemente pensaron que era un partido que podían ganar con facilidad. Terminó siendo un partido ajustado”, añadió. “Pensé que Inglaterra estuvo excelente contra los All Blacks. Lo mejor que he visto de Inglaterra en los últimos 10 años. Pensé que fueron sobresalientes”, ponderó.

“Creo que será una gran final con dos equipos físicos y espero que un equipo del hemisferio norte pueda ganar la Copa Mundial. Hubiera sido genial si los dos hubiéramos podido estar en la final pero no se dio”, recordó acerca de la eliminación de su equipo y las razones por las que desea lo mejor a los de Jones: “Hay muchos jugadores con los que he tenido la suerte de haber tenido contacto personal a través de los Lions y quiero desearles lo mejor."

En cuanto a la respuesta de los jugadores ingleses al haka, Gatland comentó: “simplemente agradecí que Inglaterra no hiciera la danza Morris”, bromeó para añadir que Gales podría hacer una ‘W’ de Wales (Gales). “Creo que la forma con la que los equipos reacción al haka depende de cada uno de ellos”, sostuvo.

“El haka trata de pararse y aceptar el desafío porque el haka desafía muchas cosas sobre ti. Cuán duro eres, cuán físico. Es importante que no des un paso atrás pero que respondas con respeto. Creo que Inglaterra lo hizo”, explicó el entrenador.

Lejos de polémicas estériles, Gatland tuvo más trabajo del que hubiera deseado en la preparación de su último compromiso como responsable de Gales obligado, como está, a introducir numerosos cambios en el equipo.

El wing George North y el ala Aaron Wainwright quedaron afuera por sendas lesiones musculares producidas en su semifinal ante Sudáfrica. El pilar Tom Francis y el fullback Leigh Halfpenny, asimismo, tampoco están disponibles.

La baja más significativa es la del fullback Liam Williams, que estará fuera de las canchas por tres meses tras dañarse un tobillo en una práctica. El jugador de Saracens voló a comienzos de semana a Inglaterra para pasar por el quirófano y será remplazado en el XV titular por el apertura Hallan Amos. Entre los cambios de personal, el wing Owen Lane, que voló hace apenas unos días a Japón, debutará en la Copa Mundial.

Si Gatland consigue poner punto y final a sus 12 años como conductor del rugby galés con una victoria sobre la selección de su país de nacimiento, será la primera de los Dragones ante los All Blacks en 66 años.

El coach deja el puesto tras haber logrado tres Grand Slams, alcanzar dos semifinales de la Copa Mundial, unos cuartos y, por unos días el pasado verano, encabezar el ránking masculino de World Rugby.

“Por supuesto que hay algo en juego, mucho orgullo. Y una victoria contra ellos sería bastante especial. Son el único equipo al que no le he ganado con Gales”, afirmó.

“Ha sido toda una experiencia con Gales. El mejor recuerdo que tengo es la sonrisa que volvimos a poner en las caras de la gente que volvió a vestirse con la camiseta roja y apoyar al equipo. Eso marcó una gran diferencia para todo Gales, están orgullosos del equipo y los jugadores la visten con orgullo. Ponen el cien por cien y como entrenador es todo lo que puedes pedir”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?