La resistencia del rugby a otras inclemencias climáticas

Con el tifón Hagibis causando la interrupción de la Copa del Mundo 2019, repasamos algunos de los más recordados triunfos del rugby sobre la madre naturaleza.

sección deportes

Una copiosa lluvia amenazó con suspender la semifinal entre Sudáfrica y Francia en 1995.

RUGBY WORLD CUP

La gravedad del tifón Hagibis no ha dejado a los organizadores otra opción que cancelar dos partidos el sábado, y sus consecuencias determinarán si hay más interrupciones en el calendario de la Copa del Mundo 2019.

Mientras gran parte de Japón se prepara para el peor clima en muchos años, recordamos otros momentos memorables en los que el rugby ha luchado contra estas inclemencias.

Escocia, que espera con ansiedad el destino de su partido por el Grupo A contra Japón el domingo, participó en uno de los encuentros con mal tiempo más famosos de todos los tiempos.

En 1975, su enfrentamiento con Nueva Zelanda, en el Eden Park de Auckland, fue conocido como "el waterpolo test", porque se jugó en un campo tan inundado que se temía que alguien pudiera haberse ahogado en el fondo de un ruck.

A pesar de que se otorgaron 13 penales, ninguno de los dos tuvo la valentía suficiente como para patear a los palos.

Incluso entonces, la magia de los All Blacks brilló y ganaron 24-0, con Bryan Williams apoyando dos tries.

Cuando Escocia y Nueva Zelanda se enfrentaron nuevamente, en Murrayfield tres años después, con los All Blacks buscando conseguir su primer Grand Slam, el problema no fue la lluvia, la nieve o el viento, sino la oscuridad. No hubo reflectores y, en un sombrío día de invierno, los jugadores apenas podían ver en su salida de la cancha después de la victoria 18-9 de los All Blacks.

Quizás el partido de 1961 entre los All Blacks y Francia, sea el más comparable a la situación que enfrentan los equipos este fin de semana en Japón.

Wellington estuvo a la altura del nombre de su franquicia del Súper Rugby, los Hurricanes, cuando vientos de 130 km/h azotaron el Athletic Park. Cuando Don Clarke pateó un penal a 10 yardas del touch, apuntó la pelota a la bandera de la esquina, pero el viento la desvió hasta salir tras los palos, en lo que finalmente fue una victoria de 5-3 para los All Blacks.

El encuentro de Copa Mundial de Rugby afectado por el clima que eclipsa a todos los demás es la semifinal de 1995 entre Sudáfrica y Francia, en Durban, cuando la lluvia torrencial dejó el campo de juego como un lago solo horas antes del partido -foto arriba-. Los Springboks estaban al límite: si el juego se cancelaba, Francia llegaría a la final porque tenían un mejor récord disciplinario en el toreo.

Sin embargo, el cielo se despejó para los anfitriones, y ganaron un desordenado partido 19-15, el tipo de resultado que Japón espera para el domingo.

Con suerte, el tifón no interrumpirá los partidos restantes este fin de semana y el Mundial evitará sumarse a la lista de partidos recordados más por el clima que por las acciones dentro de la cancha.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?