El Tottenham de Pochettino se deshizo del City de Agüero

Fue 4 a 3 en Manchester para el local, pero al conjunto londinense le alcanzó el triunfo por 1 a 0 de la ida y por la ventaja de los goles de visitante para acceder a una de las semifinales de la Champions League. El Kun se anotó en el marcador, pero no le alcanzó.

Sección Deportes

son

El Tottenham Hotspur ha accedido este miércoles por primera vez en su historia a las semifinales de la Liga de Campeones pese a perder por 4-3 en su visita al Manchester City, con un gol decisivo de Fernando Llorente y haciendo buena la renta de la ida (1-0) durante un duelo taquicárdico y con un gol bien anulado a los 'citizens' por fuera de juego en el descuento.

Superado ya el minuto 92, Sergio Agüero recibió un balón suelto al borde del área en posición antirreglamentaria y la jugada acabó en gol de su compañero Raheem Sterling. Pero el VAR corroboró el fuera de juego y dejó heladas las gradas del Etihad Stadium, que desde un cuarto de hora ya barruntaba la tragedia por un tanto de Llorente con la cadera tras un córner.

Así, el conjunto que entrena Pep Guardiola se quedará otro año sin pisar la penúltima eliminatoria del torneo. Y fue todo a causa de una locura, marcando rápido para luego tener que remontar a un rival sin su gran estrella, Harry Kane; poco importó en muchos momentos, pues el surcoreano Heung-Min Son volvió a echarse a su equipo sobre los hombros.

El eléctrico inicio no dio tregua, con Sterling inaugurando el marcador a los 3 minutos. Escorado a la izquierda del área rival, recibió un pase raso de Kevin De Bruyne enganchó un disparo muy ajustado al palo puesto, inalcanzable para la estirada de Hugo Lloris. Pero ni un curato de hora duró la alegría en las gradas del Etihad Stadium por culpa de Son.

De dos errores de Aymeric Laporte sacó tajada el surcoreano, merced a dos tiros potentes en dos fogonazos del ataque del Tottenham. En el primer lance, Laporte despejó mal y Son estuvo muy atento para disparar de inmediato ese balón suelto; y cerca de cumplirse el 10', el central español falló un control y provocó el contragolpe 'spur', con asistencia de Christian Eriksen para que su compañero firmara un derechazo cruzado a media altura y sin opción de réplica para Ederson.

El guardameta brasileño estaba en 'shock', como casi todos los aficionados del City. No obstante, el potencial de la plantilla de Guardiola es un valor seguro y De Bruyne agarró las riendas, junto a Agüero, para alivio del resto de delanteros. El ariete argentino, en el 11', subió la pelota y abrió al costado derecho hacia Bernardo Silva, que recortó para 'ipso facto' batir a Lloris con algo de fortuna.

Casi a renglón seguido, De Bruyne se sacó de la manga un centro fuerte también desde la banda derecha, hasta llegar raso al segundo palo y que Sterling anotara el 3-2, con la zurda cruzando el balón. La remontada estaba a medio hacer y el Tottenham se veía desbordado, aunque el descanso templó los ánimos.

Otro comienzo trepidante en ocasiones, esta vez sin cristalizar en goles, hacía presagiar que los locales verían puerta de nuevo. Y Agüero fue el encargado de obrar el 4-2 con un potentísimo derechazo nada más entrar en el área; un obús para Lloris, que antes había salvado otro par de lanzamientos de un City con las 'semis' entre ceja y ceja.

Con el campo volcado hacia la portería del francés, entró en juego la resistencia del Tottenham y su pericia a balón parado. Después de uno de sus pocos acercamientos sobre los dominios de Ederson, el cuadro visitante formó un saque de esquina que a la postre fue la perdición del City.

Llorente remató de manera muy poco ortodoxa, habiéndose mezclado entre los centrales, y su diana fue validada por el VAR ya que el balón había rebotado ligeramente en su mano estando ésta pegada al cuerpo. A la heroica tuvo que abonarse el conjunto de Mánchester, que apretó sin premio. Mauricio Pochettino aguantaron como jabatos y el videoarbitraje proveyó por el 4-3 definitivo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?