Burruchaga habló del quiebre entre Sampaoli  y los jugadores

El ex mánager de la Selección, cuya renuncia se oficializó el último domingo, describió cómo fue la convivencia con el plantel en medio de las internas en Rusia. 

seccion deportes

burru messi

La AFA informó el pasado domingo la desvinculación de Jorge Burruchaga como mánager de la Selección. "El Campeón del Mundo con la Selección Argentina, Jorge Luis Burruchaga, presentó su renuncia al cargo de mánager del equipo nacional esta semana, antes del viaje por España y Marruecos. La Asociación del Fútbol Argentino le agradece profundamente su trabajo realizado durante estos dos años y le desea lo mejor para el futuro. ¡Éxitos, Burru! Esta siempre será tu Casa", publicó en el sitio oficial.

El ex Independiente brindó detalles de su decisión en una entrevista con el programa Primer y segundo tiempo, por FM 94.7. "Mi paso por la selección argentina fue muy bueno. La decisión de renunciar como mánager la tenía tomada hace tiempo, luego del Mundial de Rusia. Nunca tuve problemas ni con Tapia ni con Menotti. Estoy muy agradecido por cómo me trataron. Quiero volver a dirigir", explicó.

Sin embargo, dejó entrever que su escaso poder de decisión también tuvo incidencia. "La figura del mánager está bastardeada. Algunos son operativos y ayudan en la designación de un cuerpo técnico, otros no tienen esa obligación. Yo era un nexo entre los dirigentes y los jugadores. Hablaba con Chiqui Tapia y él me escuchaba, pero en definitiva no terminaba haciendo mucho. Él era el que decidía. Yo opinaba", subrayó.

Burruchaga, de 56 años, acompañó a la delegación de Argentina en el Mundial de Rusia. Convivió con el plantel en el complejo de Bronnitsy y fue testigo de las peleas que generaron un mal clima entre el grupo de jugadores y el cuerpo técnico que encabezaba Jorge Sampaoli. "Confiamos en que íbamos a tener un mejor Mundial y no tuvimos un buen torneo. Después del primer partido contra Islandia, y del penal que erró Messi, el estado de ánimo hizo que las dudas se apoderaran de los jugadores", prologó, para luego ofrecer detalles de los cortocircuitos intestinos.

"Internamente, el grupo en el Mundial no estaba sólido. No era caótico, pero entre jugadores y cuerpo técnico la relación humana no era la ideal", sorprendió. "Si desde el inicio no se dicen claramente cómo son las cosas, a la larga dentro de un grupo de trabajo aparecen las diferencias. Hay distintos tipos de jugadores y distintos tipos de egos. Creo que es positivo hablar y ser sincero para que el grupo se fortalezca", amplió su análisis, en el que ofreció pistas para entender el conflicto.

Después del 0-3 frente a Croacia, y de la discusión subida de tono entre Sampaoli y Beccacece en la previa de dicho encuentro, en la Selección se instauró el "doble comando", a través del cual el entrenador consensuó varias decisiones con los referentes, encabezados por Javier Mascherano. Sobre este tema también opinó Burruchaga. "No digo que los jugadores hayan tomado el poder, pero sí que se hizo difícil. Cuando no se consiguen resultados y cuando no se debate ni se habla cara a cara, las cosas se complican", planteó. "Argentina no hizo un buen Mundial. No sé si estaba en condiciones de ser campeona, pero sí de hacer más. Hubo demasiados problemas y es lógico que no se hayan obtenido buenos resultados", concluyó.

Ya fuera de funciones, y con sondeos para volver a dirigir en Paraguay, Burru dejó un deseo: "Ojalá en esta Copa América Messi pueda encontrarse con el equipo que lo ayude a jugar en su mejor nivel".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?