Los jugadores argentinos, entre la culpa y los reclamos

Los jugadores argentinos, entre la culpa y los reclamos

Miradas contradictorias y hasta polémicas de lo que generó el título del mundo obtenido por la Argentina en 1978.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Lo inevitable que resulta analizar el Mundial 78 a través del cristal oscuro de la época en la que se llevó a cabo fue condicionando, con el tiempo, la propia opinión de los jugadores del seleccionado argentino, que oscila entre la culpa por "no haber sabido" lo que ocurría en el país y el reclamo por no sentirse reconocidos en la medida de su logro histórico.

Un repaso por los medios, desde entonces hasta hoy, permite recopilar frases de los protagonistas que resumen la contradicción que permanece, de igual modo, en la memoria colectiva de los argentinos: la gloria, y el horror que la rodeó.

Ubaldo Matildo Fillol: "Estamos orgullosos de nosotros. Sí tenemos un gran dolor porque con el tiempo nos dimos cuenta de que se usó para seguir secuestrando. Lamentablemente lo usaron para seguir torturando y matando gente. Es ese el perdón que les queremos pedir a las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo".

Ricardo Villa: "No me siento cómplice de los militares. Aunque parezca tonto, fui un futbolista al que le tocó vivir una época de mierda de la Argentina. Hoy reniego de aquellos tiempos, y estoy convencido totalmente de que me hubiera gustado luchar para que la Argentina se diera cuenta de lo que pasaba. Creo que si yo hubiese tenido la convicción, si hubiera sabido lo que ocurría, me habría bajado. Asumo mi responsabilidad individual, era un boludo que no veía nada más allá de la pelota".

Daniel Passarella: "El Mundial lo ganamos en la cancha, lo que pasaba afuera no estaba en nuestro conocimiento. Creo que todo el pueblo argentino ignoraba las atrocidades del régimen militar y sus consecuencias".

Leopoldo Jacinto Luque: "Lo que hizo la dictadura fue atroz, pero yo tiraba paredes con Bertoni y con Kempes, no con la Junta Militar".

Rubén Pagnanini: "Sufrimos el hecho de que estuvieran los militares. Nos aliaron a ellos y no teníamos nada que ver. Creo que cierta parte del periodismo no le dio a este logro la importancia que se merece".

Miguel Oviedo: "Se recuerda la etapa triste y se destaca que fue un Mundial manchado por sangre. Fuimos poco reconocidos".

Daniel Bertoni: "Me da bronca que nos desmerezcan por algo extrafutbolístico. Es injusto. Nosotros nos rompimos el culo adentro de la cancha jugando contra equipos durísimos. No nos merecíamos eso. Yo era futbolista, no era militar ni montonero".

René Houseman: "No tenía idea de la dictadura. Hoy les tengo odio, bronca, asco".

Ricardo Lavolpe: "No sabía de los asesinatos, pero teníamos una idea de los problemas. Sentíamos una gran responsabilidad por darle alegría a la gente".

Daniel Killer: "Nosotros ignorábamos todo, a la concentración nos mandaban El Gráfico y los suplementos deportivos de los diarios para que no nos diéramos cuenta de nada".

Jorge Olguín: "Los prejuicios por la tragedia argentina en plena dictadura militar bajaron el valor del triunfo futbolístico".

Osvaldo Ardiles: "Duele saber que fuimos un elemento de distracción para el pueblo mientras se cometían atrocidades, pero también servimos como bálsamo para mucha gente oprimida que pudo volver a salir a la calle envuelta en una bandera argentina".

José Valencia: "Nosotros jugábamos la fútbol, ese era nuestro trabajo. Es lamentable que se quiera mezclar el fútbol con algo tan grave como lo que pasó con los militares".

Omar Larrosa: "Durante el Mundial nunca supimos lo que hacían los militares, reprimir, secuestrar y asesinar a tantos jóvenes".

Mario Alberto Kempes: "No somos respetados. Lo que nosotros hicimos no era para los políticos que estaban sentados en el palco, lo hicimos por el fútbol argentino y por la gente. No sabíamos lo que estaba pasando".

Oscar Ortiz: "El Mundial sirvió para poder salir a gritar por cualquier motivo. Hacía falta una válvula de descompresión y en ese caso fue provista por el fútbol. Tal vez fue inconsciente, pero con la excusa de festejar el título, la gente recuperó la calle".

César Luis Menotti: "Fue un equipo exitoso y se merecía la gloria. El campeonato se empezó a gestar dos años antes del título, no en el momento del logro. Sufrí mucho, no por mí sino por los jugadores que no fueron reconocidos. Fue una cobardía mezclar el fútbol con la política. Sabía de la represión, de la persecución a compañeros... La desaparición de militantes siempre existió. Lo que desconocía de la dictadura ejercida por la Junta Militar era la magnitud y la locura de la represión. Esto lo supe después, cuando se terminó de descubrir todo el desastre".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?