Fue campeón en Godoy Cruz, ascendió, jugó copas y hoy atiende un kiosco

Fue campeón en Godoy Cruz, ascendió, jugó copas y hoy atiende un kiosco

El Pipa, Diego Villar, fue una de las grandes figuras que tuvo Godoy Cruz Antonio Tomba en los últimos años. Salió campeón de la B Nacional, ascendió a Primera y jugó Libertadores y Sudamericana. Hoy, atiende un local de golosinas en Mar del Plata.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

La carrera del futbolista profesional se termina a temprana edad y una vez que cuelgan los botines, muchos siguen vinculados al fútbol, ya sea como director técnico, ayudante, mánager... y otros se la rebuscan para seguir teniendo un sustento económico en otras ramas. Es el caso de Diego Nicolás Villar, ídolo de la era moderna de Godoy Cruz Antonio Tomba, quien actualmente atiende su propio negocio de golosinas en su Mar del Plata natal.

En diálogo con el diario Olé, el Pipa contó que todo empezó en 2018: "Arrancamos ni bien me retiré, a la semana ya estaba funcionando. Eso fue una de las cosas importantes para poder seguir viviendo: acá encontré un sustento. Me ayudó a calmarme, luego de todo lo que implica el retiro".

El Pipa en su negocio (publicada en Olé).

Villar reconoció que no fue fácil dejar el fútbol, pero aclaró que "no es todo fútbol, yo voy a hacer todo lo que haga falta para alimentar a mi familia. Hoy me toca salir a trabajar y lo hago".

Sobre la gestión de su negocio, contó que se fue adaptando de a poco. "Me tocó abrir con un dólar a 25 y hoy en día se fue por las nubes. Acá todos los días es aprender algo nuevo. Me puse a estudiar todo lo que era el mercado y lo que conlleva la organización a partir de un Excel. Imaginate que no sabía ni cómo ponerle el precio a una gaseosa. Lo mío siempre era patear una pelota, no vender un chocolate. Pero le agarré la mano y así cómo me peleaba con los árbitros, ahora me peleo con los proveedores", relató.

Soy un laburante más, como me enseñaron de pibe

Finalmente, el Pipa aseguró que tiene ganas de dirigir. "Hace un año estoy trabajando con Fernando Ortiz, el Tano, para tratar de dirigir algo. Somos una dupla técnica donde él es el entrenador y yo el ayudante. Tuvimos varios ofrecimientos, pero por una cosa u otra no se dieron. Estamos a la espera", contó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?