UNCuyo: la apuesta de Odontología para alcanzar la educación del futuro

La Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Cuyo inauguró este jueves una nueva sala que es vanguardia a nivel latinoamericano. Con inversiones 100% nacionales, abrió una sala de robótica que incluye una impresora 3D de última generación con la cual se pueden generar implantes en tiempo récord y un sistema háptico de realidad virtual que permite simular operaciones "en el aire" con objetos que no se ven, pero se sienten igual.

Avatar del Ignacio de Villafañe

Ignacio de Villafañe

La educación se actualiza, a pesar de los prejuicios que comúnmente se cargan contra el sistema universitario argentino. Al menos eso es lo que da a entender la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Cuyo, que esta semana reemplazó una de sus viejas aulas cargadas de polvo y pensadas para los estándares pedagógicos del Siglo XX por una equipada con tecnología de primer nivel, totalmente interactiva y apta para posicionar a Mendoza como líder en investigación y desarrollo dentro de esta área de la ciencia.

La sala de Simulación y Robótica es "el consultorio-nexo entre lo artificial y la realidad", señala el vicedecano de Odontología, Carlos Bosshardt. Sus palabras hacen referencia al sistema que conforma esta nueva aula. Allí se dispone de maniquíes con piel sintética, dentaduras desmontables y hasta saliva simulada que permite una experiencia casi idéntica a la que afronta un odontólogo en su quehacer cotidiano. Además, hay una mesa de Odontología digital hecha para escanear dientes y replicarlos al instante -algo inédito en Latinoamérica- mediante una impresora 3D de última generación y un sistema háptico de realidad virtual que simula operaciones con objetos "invisibles" que se sienten como si estuvieran en el lugar.

La háptica, para quienes nunca escucharon el término, es la ciencia del tacto. Es equiparable a la acústica, pero refiere no a lo que se siente con los oídos, sino con las manos.

La sala cuenta con 170 metros cuadrados de superficie, 30 maniquíes de simulación -o "unidades de aprendizaje"-, una unidad dental para desarrollar tratamientos odontológicos reales mientras son proyectados simultáneamente en una gran pantalla a través de una cámara intraoral y 8 unidades digitales de trabajo con un software de imágenes en 3D para el autoaprendizaje, además del módulo háptico. En total se invirtió cerca de $1.500.000, aunque todavía queda un importante monto a desembolsar en un software especial que la Universidad está desarrollando junto a una empresa local y que será capaz de competir con firmas de renombre internacional.

Mirá la nota completa, en el video.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?