La rara enfermedad autoinmune que afecta a niños y puede ser letal

La púrpura trombocitopénica inmune (PTI), una enfermedad poco frecuente que produce trastornos en la coagulación de la sangre y puede ser mortal si no se trata a tiempo, afecta mayormente a niños de entre 2 y 4 años.

Redacción MDZ

En ocasiones se requiere la extracción de médula ósea para analizar la producción de plaquetas y elaborar el diagnóstico específico de la púrpura trombocitopénica idiopática.

wikimedia

La púrpura trombocitopénica inmune (PTI), una enfermedad poco frecuente que produce trastornos en la coagulación de la sangre y puede ser mortal si no se trata a tiempo, afecta mayormente a niños de entre 2 y 4 años, informaron especialistas con motivo de la semana mundial de esa patología, que se conmemora del 23 al 27 de septiembre.

"La PTI puede ser aguda o crónica. La primera es más frecuente en niños (7 de cada 10 casos en niños tienen curso agudo) y ocurre por lo general luego de una infección viral", explicó a la agencia Télam el hematólogo Carlos Fondevila.

Fondevila, también especialista en hemostasia y trombosis, detalló que si bien en los niños la PTI suele durar pocos meses, ya que 7 de cada 10 normalizan el conteo de plaquetas en un lapso de 6 meses a 1 año, en los adultos el 80% desarrolla la forma crónica de la enfermedad. "A diferencia de lo que pasa con los niños, en adultos las formas crónicas duran más allá de los 12 meses, y si bien en hasta un tercio de los casos la enfermedad desaparece luego de algunos años, en otros casos permanece indefinidamente", indicó.

La PTI es una enfermedad autoinmune y poco frecuente. Según estadísticas estadounidenses, afecta a 1 de cada 20.000 niños pequeños, mientras que en adultos es más evidente a partir de los 60 años. Alrededor del 40% de los chicos con esta condición tiene menos de 10 años, mientras que el pico de prevalencia ocurre entre los 2 y 4 años.

Los organismos de las personas enfermas no reconocen a las plaquetas de la sangre como propias y las atacan, lo que produce trastornos en la coagulación. Además, la PTI es entre dos y tres veces más frecuente en mujeres que en varones, sobre todo en adultos, ya que en la niñez no hay diferencias significativas entre ambos sexos.

Los síntomas más frecuentes son puntos rojos visibles en la piel (petequias), sangrado de nariz y encías, hematomas y heridas que no paran de sangrar, fatiga y descenso de la libido. "Esta enfermedad puede representar un riesgo serio para la salud si el sangrado se da en el tracto digestivo o en el cerebro, casos en los que puede implicar una urgencia médica", retomó Fondevila.

Por su parte Rubén De Francesco, padre de una niña con PTI, coordinador de pacientes en la asociación ALMA y fundador de PTI Argentina, convocó a personas que padecen la patología, familiares y amigos a participar de las charlas y talleres que ofrecen. "Ayudamos a muchos en el camino de vivir con esta condición, a conseguir turnos médicos, tratamientos y ofrecemos asesoramiento legal. Es muy gratificante ayudar a quienes viven algo similar a lo que nos tocó a nosotros", completó De Francesco.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?