La ONU alertó que se aceleran los efectos del cambio climático

La Organización de Naciones Unidas difundió el informe denominado 'El estado del clima 2018', en el que resalta que: "el impacto socioeconómico del cambio climático se está acelerando".  A raíz de los catastróficos resultados, convocó a una nueva "Cumbre sobre el clima" para el 23 de septiembre. 

redacción mdz

El tifón Haiyan, tras su paso por filipinas, es considerado uno de los ciclones tropicales más intensos en la historia moderna.

Dos millones de desplazados, 49.000 millones de dólares en pérdidas, 1.600 muertos en incendios forestales y el aumento del hambre por sequías son algunas de las consecuencias denunciadas en el informe sobre el "El estado del clima 2018", dado a conocer por Naciones Unidas. Ante este sombrío panorama, el secretario general, António Guterres, convocó a una nueva Cumbre sobre el Clima para el 23 de septiembre.

"El impacto socioeconómico del cambio climático se está acelerando", según el informe presentado por la ONU a través de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), en el que se constata que las concentraciones récord de gases de efecto invernadero en la atmósfera están acercando "las temperaturas del planeta a niveles cada vez más peligrosos".

Los resultados de este estudio provocaron que Guterres convocara a una nueva Cumbre sobre el Clima y reclamara, en Nueva York, "a los líderes que no vengan con discursos. Vengan con planes".

Temperatura en alza

El reporte sobre el estado del clima destaca el aumento récord del nivel del mar y de las temperaturas "excepcionalmente altas tanto en tierra como en los océanos en los últimos cuatro años, lo que coincide con los niveles máximos de los gases de efecto invernadero".

La climatología da pruebas fehacientes del aumento de la temperatura mundial y de circunstancias como el aumento del nivel del mar, la reducción de los hielos marinos, el retroceso de los glaciares y las olas de calor"  (Petteri Taalas, secretario general de la OMM).

Y recordó que estas condiciones continuaron en los primeros meses de 2019 con el ciclón Idai "que causó inundaciones devastadoras y pérdida de vidas en Mozambique, Zimbabwe y Malawi. Las víctimas del Idai encarnan las razones por las que necesitamos una agenda mundial".

Europa también tuvo temperaturas que marcaron registros máximos, mientras un frío inusual golpeó en América del Norte y olas de calor azotaron Australia. También las capas de hielo ártica y antártica se aproximaron a mínimos de récord. 

En busca de soluciones concretas

Guterres insistió ante los líderes reunidos en Nueva York que "estas evidencias ponen de manifiesto la necesidad de actuar rápidamente y de hacerlo con medidas concretas".

El funcionario internacional propone dejar de subsidiar los combustibles fósiles, que causan la emisión de los gases de efecto invernadero, y que se invierta en energías renovables, entre otras ideas.

Antonio Guterres, secretario general de la ONU.

En los próximos años se verá una gran inversión en infraestructura en todo el mundo. Debemos asegurarnos de que sea sostenible y respetuosa con el clima" (António Guterres). 

Entre los efectos provocados por el cambio climático en el 2018, el informe de la ONU menciona que "la mayoría de los peligros naturales que afectaron a casi 62 millones de personas se asociaron con eventos climáticos extremos".

Las inundaciones fueron el fenómeno meteorológico que alcanzó a más personas: 35 millones, según el estudio de 281 hechos registrados por el Centro de Investigación sobre Epidemiología de Desastres y la Oficina de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres.

Los huracanes Florence y Michael fueron dos de los catorce desastres climáticos que costaron miles de vidas y millones de dólares en 2018 en los Estados Unidos. Por su parte, el súper tifón Mangkhut afectó a más de 2,4 millones de personas y mató al menos a 134 personas, principalmente en Filipinas.

Más de 1.600 muertes están asociadas a intensas olas de calor e incendios forestales en Europa, Japón y Estados Unidos.

Según informaciones recogidas por la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), "la exposición del sector agrícola a los fenómenos extremos climáticos amenaza con revertir los avances logrados para poner fin a la malnutrición".

En 2017, la cantidad de personas desnutridas había ascendido a 821 millones, en parte debido a las graves sequías asociadas con El Niño de 2015-2016. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?