Cementerio

El lado desconocido y "paranormal" de Mendoza

Durante una visita al cementerio principal de la ciudad, MDZ descubrió las historias más inquietantes relacionadas con el lugar.

Gerónimo Sosa
Gerónimo Sosa sábado, 9 de septiembre de 2023 · 08:59 hs
El lado desconocido y "paranormal" de Mendoza
Foto: Maximiliano Ríos/MDZ

Mendoza, conocida por sus exuberantes viñedos y majestuosas montañas, alberga un rincón cargado de historias que escapan a lo cotidiano. En medio del ajetreo y el bullicio de la vida moderna, se encuentra el tranquilo Cementerio de la Capital de Mendoza, un lugar que atesora no solo los restos de quienes forjaron la historia de la región, sino también relatos que desafían la lógica y se adentran en el misterio.

Mientras el sol se oculta tras las montañas y las sombras comienzan a dominar, los trabajadores del lugar comentaron a MDZ algunas historias que pueden erizar la piel de las personas. 

Cementerio de la Ciudad de Mendoza
Foto: Maximiliano Rios/MDZ

Ubicado en Las Heras, pero administrado por la Ciudad de Mendoza, este cementerio se erige como una pieza del pasado desde hace 194 años. En un recorrido por el lugar, el director de este espacio , José Cúria, habló sobre las historias más extrañas que ha vivido. No obstante, previo a sus historias, un guardia nocturno llevó al equipo de MDZ a un lugar donde un fiel can no desea ingresar. 

El guardia de seguridad comentó que durante su paseo, siempre es acompañado por los perros del lugar, pero existe un subsuelo que no es visitado por uno de los perros e incluso llora si se acerca al lugar. La evidencia, quedó grabada en video.

Hachiro el perro que presiente algo extraño en el subsuelo

La nena que deambula por el cementerio

El primer relato que comentó a MDZ José Curia fue el de "La Nena".

Este relato se desarrolla en un mausoleo pequeño  cuyo nombre se ha perdido en los recovecos del tiempo debido a la falta de registros precisos y a la inundación que en 1970 dejó una laguna de información que impide llegar al nombre de la niña.

La historia de "La Nena" cobra vida en las noches silenciosas del cementerio. "La nena juega acá en este sector generalmente corre entre los pasillos y cuando ve a alguien sale corriendo para ese mausoleo", comentó 

La descripción de "La Nena" ha desconcertado a muchos. Se dice que su vestido es sorprendentemente similar al de la familia Ingalls, evocando una época pasada y un encanto nostálgico en medio de lo sobrenatural.

Tumbas en el cementerio
Foto: Maximiliano Rios/MDZ

El pabellón de los presos

Dentro del Cementerio de la Capital de Mendoza, Curia explica que el pabellón de los presos (H,I y J) son lugares con un ambiente "más pesados" y en donde el director tuvo una de sus vivencias más inquietantes.

"Antes de ser director era jefe de departamento y todas las mañanas salía a recorrer los pabellones para hacer una inspección", comentó Curia. 

"En esta galería, cuando ingresaba para ver el estado en el que se encontraba, a mitad del pabellón iba caminando y de pronto algo me frena como si una mano en el pecho me parara," relató Curia. "En ese momento no había luces, solo entraba luz por la claraboya, fue terrible. Cuando te toca algo o alguien, no sé si un espíritu, se siente un frío intenso y sentís cómo se congela la parte en contacto", comentó. 

En las calles principales del cementerio hay luz, pero en los alrededores la penumbra abunda
Foto: Maximiliano Rios/MDZ

El lugar donde los niños lloran

En uno de sus recorridos vespertinos, Curia se encontró con una escena que desafió la lógica. Observó a un preventor que llevaba consigo una bolsa de caramelos. Intrigado, le advirtió sobre el exceso de golosinas, a lo que el hombre respondió: "No jefe, cuando paso por el sector de niños, siento como lloran y si tiro los caramelos ahí, se callan".

Pero la enigmática narrativa no termina aquí. Curia también compartió una historia que rodea al único mausoleo con dos puertas en el cementerio. Según las leyendas transmitidas por los serenos veteranos, este mausoleo alberga a alguien cuya alma pertenece al diablo, y se encuentra en una lucha constante por escapar del infierno. Las dos puertas sirven como un enigma adicional: si alguna vez logra su huida, tendrá una vía de escape más rápida.

Tumbas antiguas con rejas protectoras
Foto: Maximiliano Rios/MDZ

Por último, se suma el relato de "El Brasilerito", una figura misteriosa que supuestamente baja de la galería D, se acerca y se esconde entre las columnas hasta que, de repente, se aparece frente a la administración. Su apariencia de un niño de 6 o 7 años con rulos y ropa de la década de 1930 le ha valido su nombre peculiar.es la fecha que tienen la mayoría de los fallecidos en ese sector. Pero más que nada por los rulos es que recibe ese nombre. 

Curia comentó que suele hacer travesuras en la noche, pero también hubo casos en los que se hizo presente en la mañana: "Las chicas de la administración empezaron a verlo que aparecía y desaparecía, de repente se les apareció en la ventana y todas empezaron a gritar. 

Archivado en