Guía para cultivar rosales en macetas: colores y significados de cada una para embellecer tu jardín

Guía para cultivar rosales en macetas: colores y significados de cada una para embellecer tu jardín

¡Tener tus propios rosales en casa es posible!

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Cultivar rosales en el hogar es sinónimo de que el dueño de casa es una persona romántica, amable, grata y atenta a los demás. Si su tono es rosado también significa que la persona es confiable, digna de admirar y simpática. 

Hay muchos motivos para tener un rosal en casa. Desde sus significados, que varían de acuerdo al color, hasta su inmensa belleza que alegra el ambiente.

 

Fuente. La Nación

Pero sobre todo hay que saber que tenerlas no es difícil. Basta con seguir algunos consejos para tener éxito y convivir con estas bellas flores. 

Muchas personas eligen para colocar sus rosales una porción de su jardín con algún cantero, un macetón en el patio o una maceta lateral de espacios al aire libre como puede ser un balcón lo suficientemente reparado. 

Veamos algunos trucos para que cultivar rosas sea una tarea para disfrutar. 

Fuente. La Nación

Conoce cómo cultivar rosales en macetas

Para elegir el rosal más adecuado habrá que tener en cuenta antes que nada las condiciones climáticas del lugar donde se vaya a cultivar. En general, a las rosas les cuesta el frío, excepto las variedades inglesas, que son más robustas y rugosas. 

Para zonas más cálidas o templadas se recomienda las Antiguas, como las Bourbon o las Noisette. Otro consejo importante es que los rosales deben estar plantados lejos de arbustos o árboles que puedan darles sombra.

Rosa blanca. Fuente. Verdísimo.

Es importante que tengan la mayor proporción y cantidad de sol posible. Además, alejarlas de ellos evitará que compitan por el agua y los nutrientes. 

Sin exponerlas demasiado al viento (por ejemplo en un balón de un décimo piso sin reparo no sería correcto poner un rosal) sí deben estar aireadas. Esto evitará que se formen hongos que puedan colonizar el rosal. 

Al comprarlas se pueden conseguir en macetas ya crecidas o a raíz desnuda. En este último caso habrá que asegurarse de que las rosas posean por lo menos tres tallos desde el injerto. 

Fuente. Verdísimo.

De haber optado por comprar las raíces es importante sumergirlas en agua un momento antes de plantarlas, para que se hidraten y no se resequen. 

En cuanto al momento de la plantación, los rosales necesitan suelo elevado. Es importante, también, que tenga buen drenaje y no queden “charcos“. La profundidad ideal es de 40 cm y rodearlas de tierra fértil, orgánica y con perlita. El injerto deberá quedar totalmente tapado unos 3 cm. Presionar bien la tierra al cubrirla. 

El día que se realiza la plantación habrá que regar bien, y agregar mulch (puede ser paja, hierba cortada, pequeños pedacitos de ramas trituradas, hojas, etc.) para que el agua no se pierda enseguida. 

El lugar elegido deberá ser un espacio con sol, como mínimo, durante 6 horas. La luz solar ideal es la de la mañana hasta el mediodía. Un truco que utilizan mucho los expertos es acompañar la superficie en donde se plantan las rosas con especias.

Éstas mantienen alejados los insectos y además, adornan y aromatizan junto con el perfume de los rosales. Pueden ser tomillo, ajenjo, nepta. No es necesario que sean tan aromáticas como la lavanda y el romero. 

Si queremos resultados sorprendentes podemos agregar cualquier sustrato que se ofrezca en el mercado. Están compuestos por humus de lombriz, compost y tierra negra y su función es nutrir potentemente al rosal, sobre todo hasta que la planta se adapte al lugar.

Rosa naranja.  Fuente. Verdíssimo

 

¿Es necesario podar el rosal?

Sí, en general todas las rosas se podan. Se hace en invierno porque la planta está en reposo. Se cortan los tallos viejos dejando sólo los nuevos: aproximadamente unos tres por planta. 

Es ideal estar atentos a las posibles platas y pulverizar regularmente la planta con lo que indique el experto del vivero, muchas veces polisulfuro de calcio 1 litro preparado en 15 litros de agua. Esto sirve al mismo tiempo como cicatrizante, además de ser insecticida. 

Cuidado con el hecho de que no todos los fungicidas e insecticidas son compatibles con los rosales.

Es vital también regarlas profundamente pero no mojar las hojas ni flores para evitar hongos. Cuando el rosal crezca lo suficiente es mejor realizar un tutorado para que la planta no sufra con el viento fuerte, especialmente en momentos en los que la planta da muchas flores. 

Liberar siempre a la planta de flores marchitas o secas, ya que le pesan y le dificultan el crecimiento.

Fuente Hogar Manía

El significado de las rosas según su color

La bondad de corazón de quién cultiva rosas es su significado más conocido. El rosa sutil simboliza la gratitud, la sutileza y la lealtad de un excelente anfitrión. Indican, sobre todo, la completa ausencia de dobles intenciones o malos sentimientos. 

La rosa roja simboliza la pasión, el amor y el romance. El fuego de los enamorados eternos. Dicen que a quién posea un rosal de rosas rojas en su casa jamás le faltará romanticismo. 

En cuanto a las rosas amarillas simbolizan la amistad. Son las flores ideales para festejar.

Las rosas blancas son pureza, inocencia y perpetuidad. Por eso son las más elegidas para los ramos de novias. Cuando se entregan rosas blancas se entrega la promesa de amor más pura y duradera. 

Para la celebración de un éxito, demostrar la alegría de un logro conseguido o agradecer las rosas más indicadas son las anaranjadas. 

¿Cuál de estos colores de rosas cultivarías en tu casa?
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?