El poder curativo de la música en tiempos de pandemia

El poder curativo de la música en tiempos de pandemia

Investigaciones médicas aseguran que la musicoterapia contribuye a disminuir el estrés, la angustia y la ansiedad. Los profesionales la incluyen como parte de los tratamientos.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

La musicoterapia se ha convertido en una parte importante de los tratamientos médicos. Para disminuir el estrés, la angustia y hasta para acompañar los tratamientos oncológicos han resultado efectivos. Ahora, con la pandemia, son muchos los pacientes que se han acercado a la música para paliar su ansiedad.

Las investigaciones médicas están validando el poder curativo de la música, ensalzado por todos, desde los filósofos Aristóteles y Pitágoras hasta el cantante folclórico estadounidense Pete Seeger. Se utiliza en tratamientos específicos para el asma, el autismo, la depresión y otros trastornos cerebrales como la enfermedad de Parkinson, el alzhéimer, la epilepsia y la apoplejía.

La música en vivo se ha abierto paso en algunos lugares sorprendentes, como las salas de espera de oncología para calmar a los pacientes mientras esperan la radiación y la quimioterapia. También da la bienvenida a los recién nacidos en algunas unidades de cuidados intensivos neonatales y reconforta a los moribundos en los hospicios.

Aunque las terapias musicales rara vez son el único tratamiento que se recibe, se utilizan cada vez más como complemento de otras formas de tratamiento médico. Ayudan a las personas a sobrellevar el estrés e impulsan la capacidad de curación de sus propios cuerpos.

Incluso durante la pandemia de coronavirus, Andrew Rossetti, un musicoterapeuta certificado en Nueva York, aseguró al NyTimes que las intervenciones musicales han tenido más impacto que antes de la crisis.

No se trata solo de mejorar el estado de ánimo. Cada vez son más las investigaciones que sugieren que la música interpretada en un entorno terapéutico tiene beneficios médicos cuantificables.

“Los que se someten a la terapia parecen necesitar menos medicamentos para la ansiedad y, a veces, sorprendentemente, se las arreglan sin ellos”, afirma Jerry Liu, profesor adjunto de Oncología Radioterápica de la Facultad de Medicina Icahn del Mount Sinai.

Una revisión de 400 trabajos de investigación realizada por Daniel Levitin en la Universidad McGill en 2013 concluyó que “escuchar música era más eficaz que los medicamentos recetados para reducir la ansiedad antes de una cirugía”.

“La música lleva a los pacientes a un espacio conocido dentro de ellos mismos. Los relaja sin efectos secundarios”, afirma Manjeet Chadha, directora de oncología radioterápica de la red de salud Mount Sinai Downtown de Nueva York.

Dave Bosanquet, cirujano vascular del Royal Gwent Hospital en Newport, Gales, dice que la música no solo ayuda a los pacientes quirúrgicos a relajarse, sino que también ayuda a los cirujanos a concentrarse en su trabajo. 

La música también se ha utilizado con éxito para apoyar la recuperación después de intervenciones quirúrgicas. Un estudio publicado en The Lancet en 2015 informó que la música reducía el dolor y la ansiedad en los periodos posoperatorios y disminuía la necesidad de tomar ansiolíticos. Curiosamente, también descubrieron que la música era eficaz incluso cuando los pacientes estaban bajo anestesia general.

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?