Alerta climática: el Río Paraná tiene el caudal más bajo en 50 años

Alerta climática: el Río Paraná tiene el caudal más bajo en 50 años

Según los propios expertos es "gravísima" la situación del caudal del Rio Paraná y se debe cambiar algo, que, si no se hace, podríamos estar ante un gran cambio en varios ecosistemas dependientes del Rio para su supervivencia.

Pablo Vazquez

El Rio Paraná, que nace en Brasil y se extiende por Argentina y Paraguay, recorre 5.000 km hasta su desembocadura en el Río de la Plata, con un caudal promedio histórico de unos 16.000 metros cúbicos por segundo. Pero desde su marcada bajante en 2019, que secó lagunas y riachos, dejando al descubierto parte del valle que a mediados de este año transportaba tan solo 7.000 metros cúbicos por segundo. Este fue el caudal medio mensual más bajo en los últimos 50 años. Los expertos en el tema aseguran que la bajante del río Paraná es “gravísima” y podría extenderse hasta finales de este año. Una de los hechos que más complica la situación es el cambio de la cuenca.

Entre las causas de la bajante se puede considerar en primer lugar al cambio en el uso del suelo, la deforestación y en las prácticas agrícolas, la utilización de la cuenca ha sido muy intensa, especialmente en los últimos 20 años, lo que era selva, monte, pantano o pastizal fue transformado en tierras aptas para el desarrollo agropecuario, de la mano de un proceso de deforestación intensificado que cambió la morfología de la tierra.

La terrible sequia del Rio Paraná

También, se transitó un ciclo seco en lo que respecta al clima, que afectó a poblaciones de la cuenca del Paraná en Formosa, Chaco, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones y Buenos Aires, por lo que se creó “el Decreto de Emergencia Hídrica” que apunta a trabajar con las provincias sobre todo en el tema de las tomas de agua para captación fluvial, consumo urbano y refrigeración de procesos industriales, lo cual necesita una readaptación porque se está frente a una situación anormal. Los bajos niveles hacen difícil la provisión de agua potable, ya que en algunos lugares la calidad no es la misma y se evidencia el gusto salobre del agua.

Otra consecuencia directa de esta bajante es la económica, ya que se complica la circulación por esta importante vía comercial del pais. La bajada en su nivel actual, provocó grandes pérdidas a las exportaciones agroindustriales que se desarrollan en puertos de distintas ciudades. Además, por la erosión de los márgenes del rio, hubo derrumbes y desbarrancamientos. Por último, también está en peligro la biodiversidad, ya que se encuentra afectada la reproducción y crecimiento de la población de peces del Paraná que depende de los ciclos hidrológicos y climáticos.

La biodiversidad del Rio Paraná tambíen esta en peligro

Se espera que para comienzos del 2022 se normalice esta grave situación, aunque de manera lenta. Lo más grave es la duda sobre si el Paraná volverá a ser lo que era, ya que su terreno ya fue modificado, y esto puede significar un cambio para siempre.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?