Por la crisis cerraron Mundo Mágico: “La pandemia nos mató”

Por la crisis cerraron Mundo Mágico: “La pandemia nos mató”

La empresa familiar llevaba más de 26 años en Mendoza, la crítica situación actual los llevó a cerrar. En el video Valentina Bollati, gerente del lugar, cuenta cómo se tomó esta decisión y cómo seguirán en un futuro.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Mundo Mágico durante muchos años fue un icono de los salones para eventos infantiles. Sin embargo debido a la crisis económica y por la pandemia tuvieron que cerrar. Sus salones coloridos, juegos y la ilusión de los chicos se vieron apagados por la dura situación actual. 

Las cámaras de MDZ se acercaron hasta el local ubicado en calle San Martín Sur, allí Valentina Bollati, gerente de Mundo Mágico y miembro de la familia explicó cuál es su situación.

La empresa familiar, que abrió su primera sucursal en Mendoza hace 26 años , en estos días tuvo que desarmar su última sucursal, “Pudimos superar crisis económica, pudimos superar todo pero lamentablemente no había forma de mantenerlo en pie”, relata Valentina.

La incertidumbre reina en diversos sectores que no ven aún la salida a esta cuarentena que los dejó paralizados, “no sabíamos cuando podíamos reinaugurarlo, podía ser dentro de meses o un año”, explica Bollati. En su caso aplicar los protocolos de prevención de coronavirus y tomar las medidas de distanciamiento social resulta imposible por el tipo de comercio.

Así lucía el salón de eventos infantiles en funcionamiento

Por todo esto la familia tuvo que tomar, probablemente una de las decisiones más difíciles de sus vidas, “tuvimos que desarmarlo, pensando en reinventarnos y cambiar el formato”, cuenta.

Mientras Valentina mira a través del vidrio el gran local vacío cuenta con emoción, la voz entrecortada y lágrima en los ojos dice “es una angustia enorme, Mundo Mágico más allá de lo económico y lo comercial es un sentimiento y un proyecto familiar”.

Foto: Alf Ponce

Más de 700 mil niños han festejado su cumpleaños en ese local, salón que debieron desmantelar y cerrar para evitar endeudarse debido a los altos gastos operativos y fijos que tiene y la imposibilidad de ponerlo en funcionamiento.

A pesar del momento amargo que atraviesan Valentina, su familia y empleados se muestran optimistas “lo que se puede rescatar más allá de la angustia es que los tiempos van cambiando, la realidad va cambiando, hay que reinventarse y ponerse a trabajar” expresa la mujer y concluye “ponerle actitud y amor. Nosotros a Mundo Mágico lo que más le pusimos siempre fue amor”.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?