Pandemia: cómo hablar con los chicos de lo que está pasando

Pandemia: cómo hablar con los chicos de lo que está pasando

Es importante ser claros con los hijos y explicarles qué sucede en este momento crítico por el que atraviesa el mundo y brindarles herramientas para que puedan sobrellevarlo.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Es una situación atípica la que se vive pero que puede llegar a ser muy beneficiosa si es aprovechada positivamente. Lo más común que se presenta en las familias es no saber qué hacer con el tiempo libre, la sociedad está acostumbrada a estar haciendo cosas todo el tiempo, por lo tanto de repente tener tiempo ocioso produce ansiedad.

MDZ dialogó con Nancy Caballero, psicóloga y psicopedagoga especialista en orientación familiar, para consultarle cómo deben los adultos afrontar la convivencia y explicarle a los niños lo que está sucediendo en este contexto de pandemia.

¿Cuáles son las situaciones que se presentan hoy en las familias?

Se ha detenido el ritmo que traían de escuela, de trabajo y a diferencia de las vacaciones, que se programan y se piensa actividades para hacer, esto fue de un momento para otro que a muchos los tomó por sorpresa. Además hay mucha gente que sigue trabajando desde sus casas y al mismo tiempo con las tareas de la escuela de los chicos. 

¿Qué sienten los niños en el aislamiento?

En los niños todo lo que son sentimientos son masivos, por lo tanto les cuesta mucho identificar qué es lo que sienten y por qué lo sienten, entonces lo manifiesta con actitudes de nerviosismo, intolerancia o de irritabilidad. La ansiedad cada persona la vive de diversas maneras,  debemos intentar convivir con los distintos estados de ánimo de cada uno de los integrantes de la familia.

Lo que sienten los niños ante esta situación lo voy a explicar dividiendo según las edades:

Los niños entre 4 y 7 años, que son pequeños todavía, cómo se sienten será según cómo viven estos los padres. Si el adulto está todo el día hablando de esto, obviamente que con el tiempo se va convirtiendo en algo amenazante. El niño piensa: "hay algo que está mal y que tiene muy preocupado a mis papás".  El chico siente que lo que sucede puede entrar a la casa, no pueden pensarlo como algo lejano o algo que no está. Por otro lado, en el caso del papá o la mamá que tratan de minimizar todo crea una cierta sensación de incertidumbre para el chico porque no hay una explicación clara, “¿por qué no puedo salir o no puedo hacer las actividades que siempre hago?"

En cuanto a los chicos un poco más grandes entre los 10 y los 13 años que ya tienen acceso a internet y a los medios de comunicación ya pueden saber con exactitud lo que sucede. Los padres deben evitar la saturación de información, pasar muchas horas al día con el mismo tema. Algunas alternativas pueden ser: ver películas o series con otra temática, leer, jugar.

Foto: Pixabay, Victoria Boradinova

¿Cómo lo viven los adolescentes?

En la mayoría de los adolescentes lo que se observa es un nivel de solidaridad muy alto. Tenemos que intentar que se entienda que todo esto no es para cuidarme a mí, porque en términos generales el adolescente se siente absolutamente omnipotente, sino que acudimos al método cuidándonos cada uno estamos cuidándonos entre todos. El adolescente es por naturaleza solidario y además busca la justicia, entonces es importante hacerles ver hasta qué punto cada uno debe ser autónomo en este momento.

¿Cómo se debe hablar sobre la pandemia en las casas?

Es importante evitar generar falsas expectativas respecto al tiempo que llevaremos en cuarentena sin poder salir. Para que los chicos bajen los niveles ansiedad deben tener muy claro que hay una enfermedad, que se contagia rápido entonces lo que vamos hacer hasta que aparezca un remedio y hasta que baje el número de contagiados es quedarnos en casa para evitar transmitir el virus unos a otros.

Se debe evitar convertirnos en comisarios del lavado de manos porque llega un momento que se genera una rebeldía en los chicos y no entienden por qué hay que lavarse las manos. La explicación se dá sólo una vez o cada vez que ellos pregunten, no es necesario que estemos hablando todo el tiempo de eso frente al chico.

¿Hay palabras que se deben evitar frente a los chicos?

Evitar palabras que lleven a la desesperanza, la catástrofe, la sensación de que esto no tiene salida. Ya que todo eso lleva a la ansiedad, a construir imágenes anticipatorias de algo que no sabemos si pasará.  

¿Cuál puede ser el lado positivo de esto?

La convivencia es un excelente momento para estrechar los vínculos que van a funcionar como red de contención cuando exista algún problema, además genera puentes para que después nos comuniquemos mejor. Se debe aprovechar este tiempo para que tenga consecuencias positivas a mediano y largo plazo. Debemos evitar que los chicos se sientan en un túnel y crear prevención para que haya esperanza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?