El consumo de moda en Argentina que puede estar ayudando a extinguir las abejas

El consumo de moda en Argentina que puede estar ayudando a extinguir las abejas

La leche de almendras tiene mucho público en el país, pero su cultivo puede estar ayudando a la desaparición de las abejas. Se estima que sólo en EEUU murieron 50 mil millones de estos animales por la forma en que se cultiva.

Francisco Pérez Osán

Francisco Pérez Osán

El declive en la población mundial de abejas causa preocupación a nivel planetario, y una investigación indica que un consumo muy de moda puede estar exacerbando el problema de manera inesperada.

El diario The Guardian indicó en un artículo publicado a principios de mes que el cultivo de almendras está perjudicando a las abejas que se utilizan en la polinización, y señalan que ya causó la muerte de 50 mil millones de estos animales. El problema comienza con los agrotóxicos que se utiliza para cultivar las almendras, y que causa un desorden conocido como "colapso de colonia".

Este desorden fue identificado por primera vez en el 2006, tras que se registrara un récord de desapariciones de abejas a nivel mundial. Si bien también tiene que ver con la pérdida de su hábitat y el cambio climático, los pesticidas son los principales culpables, específicamente los conocidos como neonicotinoides.

La segunda parte del problema es el crecimiento de los cultivos de almendras, y la necesidad de suplir a un mercado que se duplicó durante los últimos años. Como ejemplo, en EEUU una persona normal come poco menos de un kilo de almendras al año, pero las ventas de la leche de almendras aumentó más de 250% en cinco años, y llegó a ser un negocio de 1.2 mil millones de dólares.

En Argentina los números no tienen comparación, pero también muestran un crecimiento notable. Un informe del sitio Apertura Negocios del año pasado muestra que ya se mueven más de $200 millones en el negocio de las leches vegetales, con la de almendras a la cabeza. En ese momento se producían 3 millones de litros de estas leches al año, número que se espera que

crezca.

El problema y la posible solución

El cultivo de almendras trae varios problemas en el país del norte, debido a que se realiza en una zona en la que está comenzando a faltar el agua, y el que se destapó ahora, porque depende de las mismas abejas que está matando. La "mecanización" del proceso de polinización obliga a los agricultores a mover las colmenas de cultivo en cultivo, lo que agrega estrés a los animales. A esto se suma que los parásitos y otras circunstancias adversas aumentan el nivel de mortalidad a cifras nunca antes vistas.

Dennis Arp, un apicultor que modificó todo su negocio para trabajar en los cultivos de almendras, señaló que durante el año pasado tuvo que gastar 50 mil dólares sólo para recuperar a las abejas que iba perdiendo. Se estima que un tercio de las colonias comerciales de Estados Unidos desaparecieron durante fines de 2018 y comienzos del 2019, una cifra escalofriante.

Por el momento no hay una solución en vista para el problema. En California, estado en el que hay casi 500 mil hectáreas de cultivos sólo de almendras, están trabajando para utilizar menos abejas en el proceso de polinización, pero expertos aseguran que esto no alcanza. Una propuesta es introducir más diversidad a los cultivos, para ayudar al control natural de plagas y para que aparezcan colonias salvajes de abejas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?