"No sé cuánto estamos dispuestos a hacer para ser más felices"

"No sé cuánto estamos dispuestos a hacer para ser más felices"

¿Qué cosas nos producen felicidad y cuáles no? ¿La felicidad es una cuestión de actitud o de momentos? Todo eso y más respondió Girolamo a través de un LIVE en IG. 

Muriel Del Barco

Muriel Del Barco

A través de una charla exclusiva en vivo en MDZOL desarrollamos la psicología de la felicidad con el Lic. Mauricio Girolamo: psicólogo, especializado en adolescencia  y trastornos de ansiedad. También es terapeuta de Parejas y Autor del libro “En equilibrio: una puerta de entrada a las emociones y los pensamientos”. 

No es casualidad que el curso que te enseña cómo ser feliz es el más visto en el mundo, de hecho hasta rompió las estructuras de la Universidad de Yale debido a su temática subjetiva, ¿por qué creés que todos queremos aprender a ser felices?

Desde hace un tiempo a esta parte se está empezando a ver mucho esto de la psicología de la felicidad. Es que durante muchos años se estudió la patología de la depresión, pero el camino no iba solo por ahí. Hay un estudio que se hizo hace 75 años atrás y sigue en pie -con tres directores ya muertos-. Se trató de estudiar a 700 bebés a lo largo de toda la vida y evaluando sus variables de subsistencia: educación, salud, actividad física, ingresos, una infinidad de variables. Esta investigación que lleva tantísimos años rompió cientos de mitos. 

Es cierto que todos queremos ser un poco más felices, pero no sé cuánto estamos dispuestos a hacer para ser más felices. 

¿La felicidad es algo que me tiene que suceder?

No es así. La felicidad es un estado de bienestar, un estado de paz. Hay muchas personas que son felices y no saben que son felices. ¿Por qué? Porque están buscando qué más pueden hacer y como no lo pueden hacer no se sienten felices. 

¿Se puede definir la felicidad?

La definición que más me gusta es que la felicidad es un estado subjetivo o una percepción de bienestar. Si nosotros tenemos las necesidades básicas satisfechas: comida, descanso, un techo, una vida digna, etc. ya nos podemos sentir felices. 

¿El dinero trae felicidad?

No. Trae comodidad en todo caso, pero no felicidad. Sin embargo muchas veces estamos buscando más dinero de lo que tenemos pensando que por ahí anda la felicidad. Pensamos que tiene que ver con el clima en el cual vivimos, el estudio universitario o con salud total, pero nada más lejos que eso. 

Relaciones humanas sociales profundas

"De eso se trata la felicidad", destacó Girolamo.

Las personas que más contacto social tienen son personas más felices.

Ahí tenemos un elemento esencial en el ser humano. Es que somos seres emocionales que razonamos. Somos primariamente emocionales. 

Y a través de las relaciones humanas sociales profundas generamos oxitocina. Una hormona que también actúa como neurotransmisor en el cerebro. Su presencia –llega a casi todas nuestra células– regula varios procesos fisiológicos relacionados con las emociones. La oxitocina incrementa la confianza entre las personas, confianza y seguridad sin las que serían imposibles las relaciones de amistad, de pareja y familiares, el trabajo en equipo, las transacciones económicas y cualquier sistema social.

El Lic. también habló acerca de la ansiedad y la depresión, y abrió un consultorio donde asistió a los lectores de MDZOL. 

Si querés escuchar la entrevista completa, ¡hacé click en nuestro canal de YouTube!

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?