Las señales del acuerdo entre Vila, Manzano y el Gobierno por Edenor

Las señales del acuerdo entre Vila, Manzano y el Gobierno por Edenor

En la Audiencia Pública por la tarifa de transición surgieron algunas puntas sobre el futuro de la relación entre Edenor y el Gobierno: litigios, condonación de deudas y dudas sobre los subsidios.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Comprar una empresa con números en rojo, con pocas perspectivas objetivas de mejorar los ingresos y, además, regulada parece un mal negocio. Salgo que ocurra algo. Un pronóstico desconocido sobre el sector, un contacto privilegiado o una experiencia particular en el rubro. O todas juntas. Eso es lo que se cree que ocurre alrededor de la venta de Edenor, la principal distribuidora eléctrica del país, que fue comprada por los mendocinos José Luis Manzano, Daniel Vila y Mauricio Filiberti en una operación que sorprendió justamente por el supuesto mal panorama que se avizora en el sector. 

Pues ayer en la Audiencia Pública realizada para determinar la tarifa de transición, aparecieron más señales del camino que busca transitar la empresa con sus nuevos dueños; camino que es similar al realizado por Edemsa, la empresa mendocina, en momentos de tensión. Una de esas vetas es la litigiosidad.

Por eso, por ejemplo, en la respuesta a la auditoría que el ENRE hace sobre el estado de situación de la empresa, EDENOR responde con un calco de lo ocurrido en la Provincia con Edemsa: resguardar sus derechos para litigar. La otra las señales favorables a la empresa que el Gobierno nacional, a través del Presupuesto. La otra clave es el artículo 87 del Presupuesto, que abre la puerta para licuar deudas. En el caso de EDENOR son nada menos que 18 mil millones de pesos

"Por último y sin perjuicio de lo hasta aquí expuesto, se desconoce toda y cualquier afirmación que concluya que el proceso de RTI (revisión tarifaria) no se ajusto a los procedimientos legales y administrativos correspondientes, y se rechaza que esta Distribuidora haya conocido ni consentido la existencia de cualquier vicio, de forma ni de fondo, que de alguna forma haya podido afectar la validez del proceso de la RTI", dice la empresa. Pero apunta a las normas que frenaron la aplicación de las normas "que causaron la prohibición de aplicar 30 los cuadros tarifarios resultantes de la RTI, haciéndose expresa reserva de los derechos y acciones que pudieren corresponder a Edenor".

Señales

La base de los futuros litigios es el congelamiento de tarifas, los llamados ingresos no percibidos. Ello porque no se aplicaron los cuadros tarifarios aprobados y, además, ahora deben discutirse los nuevos. La Suprema Corte de Mendoza se colmó de demandas de ese estilo en el caso de EDEMSA, camino que podría tomar Edenor

Quien alertó sobre las maniobras en la Audiencia fue la diputada nacional por Mendoza Jimena Latorre. "Ningún empresario compra un paquete accionario de una empresa deficitaria, de servicios regulados, en incumplimiento de contratos por el regulador y con el pasivo q tienen EDENOR si no sabe de antemano que va a tener alivios, ayudas o condonaciones de deudas, dijo la legisladora. "Me extraña que empresarios, que en mi provincia son accionistas mayoritarios de EDEMSA quieran comprar el paquete accionario mayoritario de otra distribuidora que tampoco retira dividendos y se encuentra en un estado de incertidumbre total acerca de la rentabilidad. Quizá sea mal pensada, o el nivel de altruismo de algunos empresarios argentinos los hace propensos a rescatar empresas deficitarias concesionarias de servicios regulados”, alertó.

La opinión de Latorre tiene un valor agregado: hasta el 2019 fue presidenta del Ente Regulador de la Electricidad de Mendoza y tuvo que controlar y auditar a EDEMSA, la otra empresa del mismo grupo. Allí, por ejemplo, se analizó la historia de litigiosidad que tenían y la forma de reclamar, así como también se descubrió que los accionistas contrataban consultorías y otros servicios con firmas asociadas. 

Latorre conoce el tema desde adentro y sugiere cuál puede ser el camino del negocio. “También puede pensarse un escenario en que esas empresas no sean deficitarias, en el que las deudas de éstas empresas quedarán alcanzadas por el ‘Régimen Especial de Regularización de Obligaciones’ y de tal forma los $18.000 millones que EDENOR le debe a CAMMESA por la energía cobrada a los usuarios y no pagada a la Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista quedarán licuados en un acuerdo discrecional que la misma Ley dejó en manos del Secretario de Energía de la Nación”, dijo. 

Las dudas las genera el propio Estado. Es que no ha quedado claro, por ejemplo, cuál es la ecuación económica, el margen de ganancia permitido y otros detalles que hacen al desempeño de las distribuidoras. Y otro punto clave sobre Edenor y los nuevos socios: si el acuerdo de venta de la empresa incluye o no alguna cláusula de desistimiento de demandas contra el Estado. 

EDENOR es la principal distribuidora eléctrica del país y aunque tiene la concesión sobre el AMBA, lo que se determine sobre ella afecta a todo el país porque está bajo jurisdicción nacional. Así, los subsidios que se pagan, por ejemplo, salen del presupuesto nacional. "Como mendocina, me preocupa que una vez más la fiesta de subsidios para mantener el voto del AMBA a costas del interior productivo y la clase media”, aseguró Latorre.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?