Las razones del fuerte enojo de Máximo Kirchner con Alberto Fernández

Las razones del fuerte enojo de Máximo Kirchner con Alberto Fernández

Máximo Kirchner sigue muy enojado con el presidente Alberto Fernández. Se sintió ninguneado por el jefe de Estado y su entorno porque nunca aceptaron ninguno de sus consejos, sobre todo antes del cierre de lista. En la Casa Rosada creen que se le va a pasar el malestar con Alberto.

Beto Valdez

Beto Valdez

“La relación de Maxi con Alberto Fernández parece no tener retorno, por más que su madre haya recuperado diplomáticamente la relación, no le perdonó tantos errores y que nunca lo haya escuchado en sus consejos antes del cierre de listas y las PASO”, dicen en el reducido entorno de Máximo Kirchner, quien no puede disimular su enojo con el presidente, a quien considera responsable del revés electoral del Frente de Todos.

 

En el mundo del oficialismo se comenta que el jefe de La Cámpora se siente ninguneado por el entorno del albertismo. “Está harto de la suficiencia presidencial a la hora de analizar la coyuntura, Máximo le advirtió antes de las primarias que si no se hacían cambios profundos se iba directo a una derrota, y la respuesta de Alberto siempre fue que no la preocupación no era para tanto y que iban a ganar en la provincia de Buenos Aires con comodidad”, comentan en el camporismo, información que es avalada por intendentes y referentes del PJ bonaerense.

Obviamente, los voceros del jefe de Estado minimizan la crisis con el diputado Kirchner. “Ya se le va a pasar la bronca, son cuestiones de la política y Máximo nunca pudo aceptar que no se acatara su capricho de sacar a Santiago Cafiero de la jefatura de Gabinete para que liderara la lista de diputados nacionales en la provincia de Buenos Aires, como si algo hubiera cambiado en lugar de Victoria Tolosa Paz”, dicen los ministros bonaerenses del Gabinete nacional que no se llevan muy bien con el hijo de la vicepresidenta.

También le pasan facturas por pensar más en desembarcar en cargos estratégicos con gente propia que en ganar las elecciones. “A él sólo le preocupa la inserción del camporismo en el poder cuando gran parte de la sociedad ve a esa a organización como pintavotos, este chico no tiene experiencia y mide muy mal en las encuestas”, agregan sus detractores en la Casa Rosada. Pero Kirchner no sólo quería desplazar a Cafiero, también se mostraba proclive a la realización de un paso con candidatos bonaerenses para ser más competitivos contra Juntos en la primaria entre Diego Santilli y Facundo Manes. "No le aceptaron nada y esta muy decepcionado", agregan los voceros.

Lo concreto es que el presidente del bloque de diputado del oficialismo viene evitando participar de actos junto al presidente, gestos sobre actuados para que se note en el universo del oficialismo. Los camporistas sostienen que su jefe suele destrozar a Alberto con un discurso similar al del polémico WhatsApp de Fernando Vallejos cuando lo acuso de ocupa del poder. La gran duda que surge de esta movida de enojo de Máximo es si es concertada con su madre Cristina, algo así como jugar de policía bueno y malo. Otros creen que hay diferencias de fondo entre Cristina y su hijo por lo que pasó en el proceso electoral y la negociación con el FMI.

Además, el heredero de los Kirchner nunca sintió simpatía por Axel Kicillof y cree que su progenitora cometió un grave error empoderando al gobernador de Buenos Aires, quien a criterio de La Cámpora es un casi un “antisistema” que detesta a los que hacen política y es tan responsable de la derrota como el presidente. “Axel es un soberbio que no entiende nada de política y que cree que llegó al poder por mérito propio y no por el dedo de Cristina”, comentan los camporistas. También se juega un conflicto filial, el hijo cela la fascinación de su madre por un economista con medalla de oro.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?