El Gobierno negocia con una empresa la concesión del estadio cubierto

El Gobierno negocia con una empresa la concesión del estadio cubierto

Cornejo y Suarez recibieron la semana pasada a directivos de la estadounidense ASM Global, una de las firmas líderes del mundo en la administración de este tipo de espacios. El Aconcagua Arena todavía requiere inversiones por más de 300 millones de pesos. Buscarán que las afronte el privado.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Cambió el gobierno, pero la necesidad es la misma: tercerizar el Aconcagua Arena y que genere recursos para la Provincia.

Ceder en comodato el estadio del Parque General San Martín por varios años es el plan "A" para Rodolfo Suarez y sus funcionarios. Existe algún interés privado en ese sentido, aunque habrá que esperar hasta febrero para saber si las tratativas van en serio.

El Gobierno se ilusiona, en particular, con la empresa ASM Global, un gigante estadounidense del entretenimiento mundial. ASM administra más de 300 estadios, espacios de arte y centros de convenciones en las principales capitales.

Si existiera una propuesta firme de ASM, el Poder Ejecutivo lanzaría una licitación para la concesión o comodato del estadio e incluso podría adjudicarlo, a pesar de que no existiera ningún otro oferente

Enviados de esta empresa mantuvieron contacto con funcionarios locales la semana pasada y quedaron en avanzar con una nueva reunión si había un interés más concreto. Todavía no se había producido el recambio de gestión. Los directivos de ASM estuvieron con Alfredo Cornejo y Suarez, entre otros.

ASM construyó el Movistar Arena de Buenos Aires. El estadio en cuestión abrió en noviembre y presenta una amplia agenda de artistas. 

En tanto, el gigante mendocino fue sede de algunos espectáculos artísticos este año (Cirque du Soleil, por ejemplo) y la actividad en este rubro fue mayor que la deportiva.

El estadio del parque se empezó a construir en 2014, pero el corte de cintas llegó recién en 2018. Costó 1.100 millones de pesos (casi el triple de lo que se había presupuestado cuatro años antes) y todavía le faltan inversiones.

En concreto, nunca se le instalaron equipos de aire acondicionado, cuyo costo según el funcionario sería "impagable" para el Estado: más de 300 millones de pesos.

La idea oficial es negociar con el eventual concesionario para que la inversión en el aire acondicionado corra por parte del privado que se hará cargo de administrarlo y de atraer espectáculos

Si fracasaran estas gestiones, el Gobierno debería seguir gastando en 2020 mucho dinero simplemente para mantenerlo: 1,5 millones de pesos por mes, según los cálculos para el presupuesto del año que viene.  Y eso si se lo mantiene cerrado. Hay que recordar que una parte del estadio cubierto ha sido destinado al Instituto de Educación Física.

Para cubrir los costos, si no lo concesiona, el Gobierno deberá seguir buscando que lo alquilen para eventos. Este año hubo solamente cinco.

"No es función nuestra, esto lo debe manejar la gente que sabe, pagando un canon, y que el Aconcagua Arena esté abierto todos los días de la semana", razonaron en el Poder Ejecutivo, que sigue tratando de darle al estadio un destino diferente.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?