Invertir en conocimiento, una política en la que ganamos todos

Invertir en conocimiento, una política en la que ganamos todos

Promover la industria del conocimiento es un ítem que no puede faltar en la agenda de gestión de quienes aspiran a conducir la provincia. Los cambios que impone la innovación tecnológica van a una velocidad que exigen una reacción acorde. Mendoza está encaminada, aunque todavía quede mucho para hacer

Se nos cuestiona a los periodistas -y no sin algo de razón- que siempre estamos atentos al vaso medio vacío, pero convengamos que el contexto social, político y económico del país dificulta la posibilidad de apreciar esa otra mitad. Ni hablar, entonces, si a todo esto se le suma el hecho de transitar un año electoral.

Por lo tanto, todo lo que se diga, se omita y, sobre todo, cómo se lo plantee, será interpretado según la óptica de quien se sienta aludido.

No obstante las posibles lecturas y análisis sesgados, hay ejemplos concretos de que en Mendoza se están sentando las bases para una provincia que no esté a años luz de lo que ocurre donde se cocina el estofado tecnológico.

parque tic, en godoy Cruz (foto idits)

Materia gris en origen

El Parque TIC Mendoza, fundado en agosto de 2017 en Godoy Cruz, es un símbolo de lo que significa estar en el radar del mundo. Contiene a empresas dedicadas al desarrollo de software, hardware, informática, electrónica y telecomunicaciones, además de contar con dos casas de estudio estratégicas para fortalecer este polo tecnológico: la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) y la Universidad Tecnológica Nacional Mendoza (UTN). 

La gestación de este espacio estratégico había comenzado en 2011, por lo que a diferencia de lo que suele ocurrir con proyectos que quedan en el camino por mezquindad o ceguera política, aquí se le dio continuidad a un proyecto que superó por lejos el sello partidario de quien estaba al frente del gobierno provincial.

Se trata de un escenario fundamental para la provincia, considerando que en la actualidad hay más de 350 empresas de tecnología de información y comunicaciones (TIC) en plena actividad, a pesar de las obvias complicaciones económicas del país.

Nativos digitales en la mira

Puestos a transformar todo en materia prima electoral, precandidatos, candidatos y funcionarios que se suman al coro ceden a la tentación de prometer o, démosle algún crédito, de proyectar en el tiempo lo que esperan poder concretar en caso de ganar.

Imbuido de ese espíritu tecno, el gobernador Cornejo dijo en un marco TIC: “Nos proponemos crear 10.000 puestos de trabajo nuevos en materia de programación”. El contexto en que lo planteó ameritaba el entusiasmo: el lanzamiento del programa Mendoza TEC, a través del cual unos 10.000 estudiantes de primaria y secundaria se capacitarán en programación a través de la plataforma virtual gratuita MendoGrammers. Para este programa extraescolar está previsto que unos 400 docentes se capaciten como tutores y reciban puntaje.

.

Como ejemplo de hacia dónde va el mundo, ejemplificaba el gobernador que hace una década las empresas más grandes eran las que producían automotores y hoy las 10 más grandes de volumen de facturación en el mundo son tecnológicas.

Cornejo fundamentó su interés en el tema en base al dato de que actualmente las empresas mendocinas vinculadas al conocimiento exportan al mundo mucho más que algunas empresas vitivinícolas y de otras actividades.

Desde el ministerio de Economía confirmaron que uno de los principales reclamos de las empresas con base en el Parque TIC y de las casi 300 provenientes del sector del conocimiento que hay en la provincia es la falta de personal capacitado.  

De ahí que las universidades con carreras que van en ese sentido estén más que activas incorporando nuevos contenidos, impulsando becas y tratando de ponerse a tono con lo que demanda el sector. No es casualidad que casi todos los protagonistas del rubro coincidan en el principal estímulo debe comenzar mucho antes, incluso desde la escuela primaria. Los nativos digitales ya no pueden seguir formándose con planes de estudio de los tiempos analógicos.

Diente por diente

En la UNCuyo, la Facultad de Odontología es uno de esos casos de referencia en cuanto a actualización. Acaba de incorporar moderna tecnología como parte de la formación de los futuros profesionales a través de una sala de Simulación y Robótica que se destinará a actividades de grado y posgrado y donde trabajarán estudiantes, docentes y profesionales.

prensa uncuyo

Esta importante innovación tecnológica servirá tanto para la práctica como para la investigación y la experimentación. Cuenta con ocho unidades digitales de trabajo con un software de imágenes en 3D para el autoaprendizaje y una impresora 3D para escanear piezas talladas.

Un caso testigo de lo que podría hacer cada casa de estudio en función de sus perfiles e intereses para estar a la altura de lo que requiere un presente cada vez más dependiente de los imperativos tecnológicos.

Visión & proyección

En su libro ¡Sálvese quien pueda! , el periodista Andrés Oppenheimer analiza cómo cambiará el trabajo humano en un futuro marcado por la automatización y la inteligencia artificial.

Su investigación de más de cinco años de trabajo se hizo eco de lo que plantearon Carl Benedikt Frey y Michael Osborne en 2013, cuando predijeron que en los próximos 15 o 20 años desaparecerá el 47% de los empleos. Y en esto, claramente, tienen que ver las innovaciones tecnológicas que impactan, en mayor o menor escala, al mundo entero.

Si la capacidad de las computadoras aumenta 100% cada 18 meses, es prácticamente imposible no acusar recibo y mover lo más rápido posible el joystick de la educación. 

Está a la vista que ya se empezó a transitar el indefectible camino de modernización, con sus peros, sus dudas y el esfuerzo doble para hacer realidad proyectos costosos con muy pocos fondos.

No hay excusas de ningún tipo que impidan a los futuros gobernantes de Mendoza a promover con énfasis la industria del conocimiento, base fundamental para instalar a la provincia en el mundo, generar más puestos de trabajo y por ende avanzar hacia una mayor calidad de vida para todos.

Ver más allá de la coyuntura y de los estrictos cuatro años de gestión es el principal desafío de quien esté dispuesto a pensar como estadista no como un mero administrador del bunker estatal.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?