El kintsugi de las PASO: de la belleza de las cicatrices al Frankenstein mal armado

En el #Wok de hoy: El abrumador resultado de las primarias provocó una implosión tal en el gobierno que toda su semana consistió en recoger los pedazos para rearmarse a contrarreloj + La complicada reconstrucción reveló una estrategia que sorprendió a propios y extraños con altas dosis de populismo y medidas desesperadas + Salir a la caza de votos con una brújula rota no garantiza el triunfo en octubre, pero son muchos -Lilita a la cabeza- los que igual sueñan con subirse al podio. 

Avatar del Rubén Valle

Rubén Valle

Macri en versión kintsugi

composición pachy reynoso

[ Maridaje / Musicaliza esta columna Andrés Hayes con su tema Marea alta ]

El kintsugi es el arte japonés que consiste en reparar las fracturas de la cerámica con barniz o resina espolvoreada con oro de manera tal que las roturas y reparaciones queden a la vista. Así se pone en evidencia que son parte de la historia de ese objeto y que deben mostrarse en lugar de ocultarse.

La estrepitosa derrota del oficialismo en las PASO fue la caída de un enorme jarrón al que desde el lunes post primarias se pretende rearmar pero al que le faltan muchísimas partes que volaron hacia todos lados. 

Y esas piezas ajenas que se intentan pegar se notan. Por extrañas, por forzadas. Lejos de recuperar la esencia del original, empieza a convertirse en una suerte de Frankenstein. Las medidas anunciadas el miércoles, con la impronta populista a la que se atacó durante casi cuatro años, son parte de ese Kintsugi mal entendido.

Las impostadas disculpas después de la indisimulable calentura presidencial del lunes son otros de los tantos pedazos del jarrón que ya no está.

La coucheada empatía para salir a conquistar votantes en los 70 días que quedan hacia las elecciones generales, también representa una pieza que no encaja en el todo.

.

Salir a buscar votos a destiempo que no se supieron ganar con una buena gestión, arengar con promesas de etapas superadoras cuando no se superó ni siquiera la primera, apelar a medidas cortoplacistas para garantizar un golpe de efecto que tape lo que no se hizo o no salió bien, seguir insistiendo con mensajes y metamensajes donde siempre el otro es el equivocado, son algunas de las cicatrices del jarrón madre que -salvo los protagonistas- todos vemos claramente que está en el piso, mientras buena parte del gobierno de Mauricio Macri lo sigue viendo entero arriba de la mesa.

"Tengo que encontrar la manera de que esto que estoy convencido mi vecino lo entienda también", remarcó el presidente en la catártica reunión de Gabinete ampliado en el Centro Cultural Kirchner.

No se trata de convicción ni de buenas intenciones, sería la tácita respuesta a su inquietud. Se trata de hechos, de acciones. En definitiva, se trata de política. “La magia no existe. Si quieren magia, vayan a ver a Copperfield”, se le escuchó más de una vez al mandatario. Y un día, el búmeran le volvió. 

Lilita no desaprovechó el convite para aportar su habitual profesión de fe con otra frase que prescindía de la realidad de la Argentina en llamas para regresar confiada a su Macondo místico: "La primera regla que tenemos que entender es que Dios poda el árbol para que dé frutos. Nos saca la soberbia para que podamos gobernar por cien años".

La metáfora del kintsugi resulta válida y poderosa siempre y cuando se esté dispuesto a bancarse exponer las cicatrices y rearmarse con lo que se es genuinamente, no con los pedazos ajenos. No en vano también se lo conoce como el "arte de la resiliencia". 

.

#ElResaltador

Encuestas, esa foto que siempre cambia

  • "Es difícil saber cuál es el impacto real de las encuestas. Deberíamos hacer una encuesta en la que preguntemos a los encuestados si leen encuestas, y si toman decisiones electorales. O mejor dicho, si cambian de parecer leyendo esas encuestas. Un laberinto. No creo que valga la pena gastar plata en eso. Pero si colaboran a generar clima, al fin y al cabo las encuestas no son otra cosa que una foto, algo muy del momento que puede cambiar muy rápidamente. En realidad lo que el ciudadano lee no son encuestas, son infografías sobre supuestas encuestas, que por lo general no están al alcance de ese público...Lo que quiero decir con esto, es que tienen el mismo fin, y seguramente mucho menor impacto que las noticias falsas. No nos olvidemos que el público que demanda y consume esa información es muy residual. A mí me encanta la política, y a mis amigos y colegas también, pero al grueso de la población no".

[ Fernando Belotti, politólogo y consultor político argentino ]

.

#Solapa

El dólar. Historia de una moneda argentina (1930-2019), de Mariana Luzzi & Ariel Wilkis (Editorial Crítica, 336 páginas, $649)

  • En cada punto de inflexión histórica en la Argentina reciente, el dólar y el mercado cambiario fueron jefes de campaña que sostuvieron a los oficialismos o fiscales que buscaron el triunfo de la oposición por las urnas o aun por las armas. Rehuyendo las explicaciones inmediatas de la política y de la economía, este trabajo ofrece una narrativa específica, rica en detalles y en consecuencias, sobre la popularización de la divisa norteamericana en las vidas de generaciones de argentinos. En esta investigación, los sociólogos Mariana Luzzi y Ariel Wilkis revelan cómo la referencia al dólar y el acceso al mercado de cambios se volvieron una práctica extendida y transversal a toda la sociedad argentina.

.

#ALaCabeza

  • Datos que te hacen cambiar de opinión, charla TED de Daniel Schteingart. Este sociólogo, docente y espacialista en desarrollo económico analiza qué hacer cuando los datos desafían las convicciones más profundas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?