Cornejo le reclama a Macri "un shock de confianza"

Esa es la expectativa en el Gobierno provincial después de la reunión en la que los gobernadores aliados le hicieron propuestas en materia económica a los ministros y colaboradores del Presidente. Los anuncios se conocerían el miércoles próximo, un día después de que se de a conocer la inflación de marzo, que rondaría otra vez el 4 por ciento. "Hacen falta medidas que retomen la senda del crecimiento", dicen en el Ejecutivo mendocino, donde esperan que el Macri revierta esa mala noticia.

Avatar del Juan Carlos Albornoz

juan carlos albornoz

cornejo con niero y lombardi, la comitiva mendocina que participó del encuentro en la casa rosada.

Infobae

El gobierno de Alfredo Cornejo tiene expectativas muy altas. "Macri tiene que generar un shock de confianza", dicen en su gabinete, respecto de los anuncios que hará el Presidente la semana que viene en materia económica.

La vara está bien arriba para Macri. Es lo que demanda la profundidad de la crisis y lo que se necesita, según ha aclarado el gobernador en la casa Rosada, para que Cambiemos pueda ser una alianza competitiva en las elecciones de este año.

La última semana y media bajó mucho la tensión política en la relación del Gobierno provincial con la Nación. Hace 10 días, la invitación a una reunión de los gobernadores oficialistas con Marcos Peña y Rogelio Frigerio en Buenos Aires frenó una etapa de recriminaciones explícitas por la situación económica.

Encima, por aquellos días, la Casa Rosada había decidido instalar en la opinión pública el ofrecimiento al radicalismo del número dos de la fórmula presidencial que liderará Macri. Fue su forma de reaccionar ante la amenaza de los radicales rebeldes que piden que la UCR abandone Cambiemos y apoyen a Roberto Lavagna.

Cornejo advirtió que ese no era el foco de la verdadera crisis de Cambiemos, sino la situación económica, que ahoga las expectativas electorales del radicalismo. El "cambio de agenda" sugerido desde Mendoza prendió y bajó la tensión política, que a esa altura estaba generando, por ejemplo, críticas explícitas del gabinete de Cornejo a funcionarios como Peña y el ministro de la Producción, Dante Sica y recriminaciones por el impacto de no lograr contener la inflación.

Mejoró el clima y eso se notó este viernes, cuando los funcionarios de Cornejo que viajaron a Buenos Aires dijeron, antes de tomar el avión de regreso a la provincia, que estaban "asombrados por la buena receptividad" que encontraron en sus pares nacionales.

La cita fue concreción de lo que se había acordado la semana anterior: una reunión para que cada gobernador (los tres radicales y los dos del PRO) hicieran sus propuestas en materia económica.

Los invitados se sintieron integrados a un debate relevante. El encuentro liderado por Peña y el ministro del Interior se pareció a una reunión de gabinete en la que fueron desfilando distintos ministros nacionales para aclarar o debatir las ideas de los gobernadores. No hubo otro tema más que el económico en la mesa de discusiones, según se aclaró.

En distintos pasajes de la reunión que duró tres horas, estuvieron la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley; el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena; y el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, entre otros. En cambio, no estuvo Sica, quien sería el ejecutor de los anuncios que se hagan y que es uno de los funcionarios de Macri que más ha criticado el radicalismo.

Cornejo espera ahora que el mensaje del miércoles próximo esté a altura del nivel de esta reunión. "Hacen falta medidas que retomen la senda del crecimiento", señalan sus funcionarios, aunque el plan que se trace tiene que impactar rápidamente, no puede ser de largo plazo y está marcado por la urgencia electoral.

El gobernador ha hablado poco e incluso ha empleado esas intervenciones para aclarar el significado de sus palabras. Ha puntualizado, por ejemplo, que el "acuerdo de precios" que propone no equivale a un "congelamiento".

"No se pueden permitir abusos en los precios de los alimentos y medicamentos", señalan cerca del gobernador, y hablan de un paquete de medidas con sugerencias muy específicas, como el freno de los aumentos de las tarifas de servicios públicos y una mejora en las condiciones del crédito.

Aunque hubo exigencias fuertes, se advierte en estas horas una mirada un poco más tolerante hacia el Gobierno Nacional. Por ejemplo, se reconoce que "dinamizar el consumo puede tener como efecto un aumento de la inflación", que es precisamente el cuco que se quiere combatir.

No se espera tampoco que todo lo que propuso Cornejo desde Mendoza integre el paquete definitivo de medidas de Macri. En ese sentido, se contempla aún la necesidad de evitar aumentos muy importantes en el gasto fiscal.

El Gobierno provincial espera que Macri atine con las medidas, porque podría ser su última bala y sus efectos repercutirán en mayor o menor medida en todos sus socios políticos.

Hay un condimento más. Lo que tiene en mente el Presidente se conocería un día después de la difusión del índice oficial de inflación de marzo, que rondará el 4 por ciento. Las buenas noticias del día después tendrán que ser suficientemente alentadoras para tapar ese mal trago.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?