La estúpida discusión que se tiene que terminar: ¿Seinfeld o Friends?

Son las comedias que marcaron los '90, y pocas consiguieron igualar su éxito desde entonces. Pero el debate, que ya lleva décadas y se reavivó por el aniversario de estreno de Friends, parece nunca terminar: ¿cuál de las dos es mejor?

Avatar del Francisco Pérez Osán

Francisco Pérez Osán

Las dos series marcaron los '90.

Friends celebra hoy 25 años de la emisión de su primer capítulo. La exitosa serie de seis amigos que compartían su vida en Nueva York marcó una época y una generación, pero, mientras fue emitida, vivió a la sombra de otro gigante del género: Seinfeld. Décadas después, la discusión sobre cuál de las series es mejor continúa, con fanáticos que juran lealtad a una u otra y prometen nunca ver a la "competidora", y ya es hora de terminarla.

La razón principal es porque son dos series tan diferentes que la comparación es innecesaria. Es más, casi son complementarias: mientras que Seinfeld mostraba los niveles de cinismo que un grupo de personas aparentemente normal podía alcanzar, Friends intentaba impulsar la idea de que la amistad y el amor eran prácticamente lo único que importaba. Es decir, el yin y el yang de cómo se puede ver la vida.

Casi lo mismo se puede decir de los personajes. Jerry, Elaine, George y Kramer son el opuesto de Joey, Chandler, Mónica, Phoebe, Rachel y Ross, y cada uno tiene sus méritos. Individualmente, claro, es difícil decir que los "amigos" son más graciosos que los nefastos cuatro de Nueva York, pero nadie discutiría, tampoco, que los seis son mucho más entrañables. Es decir, cada cosa tiene sus ventajas, y -en este punto- realmente no hay ninguna desventaja.

Una de las ventajas más fuertes de Seinfeld es que, individualmente, sus personajes son más "reales" que los de Friends, que sólo funcionaban en grupo. O sea, cualquier espectador vería una serie sobre Elaine (Veep es prácticamente eso), pero nadie vería una serie sobre Ross. Quienes crean que eso es porque Ross es mal personaje, deberían recordar que Joey -probablemente el mejor de los seis- tuvo una serie en solitario que fracasó espectacularmente.

Elaine, Kramer, George y Jerry, cuatro cretinos inolvidables,

En sus buenas temporadas, no hay dudas de que tanto Seinfeld como Friends fueron las mejores de su época. Pero ambas también tuvieron temporadas flojas. Probablemente no sea culpa de los creadores, si no del público que pedía cada vez más de estos personajes y sus historias. Seinfeld se fue por el lado del absurdo, con Kramer, por ejemplo, abriendo su empresa, o George en pasando por una infinidad de trabajos sin mucho sentido. Friends, en cambio, optó por emparejar románticamente al grupo entre sí hasta el hartazgo, al punto que al final, sacando a los hermanos Geller, prácticamente todos habían estado involucrados con todos.

Tomando en cuenta todos estos puntos se puede llegar a la conclusión de que quien odia a Seinfeld o Friends se está perdiendo de conocer dos fenómenos culturales que no se producen seguido. Sin ir más lejos, es posible que la serie que dejó semejante huella después de Friends -que ya tiene 25 años- haya sido Breaking Bad, que se estrenó en el 2008.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?