Sin “súper cosecha”: una mala noticia que trajo alivio

El INV estimó que esta temporada habrá hasta 2 millones de quintales menos que la anterior. La paradoja de tener que producir menos para que el producto valga más en la industria de la “pata coja”.

Avatar del Cristian Avanzini

cristian avanzini

EL SECTOR VITIVINÍCOLA LE ENVIÓ UN DOCUMENTO A CORNEJO.

La esperada estimación de cosecha que el INV finalmente reveló este miércoles trajo alivio a las aguas de la vitivinicultura, agitadas desde hace meses por el fantasma de una supuesta “súper cosecha” que sepultaría los precios o, en un escenario apocalíptico, dejaría la uva en la viña.

Esto no pasará según los datos oficiales que, incluso, estiman una cosecha hasta 2 millones de quintales por debajo de la de la temporada pasada. Este es el escenario más probable para los viñateros, ya que aún quedan meses de vendimia por delante y las inclemencias del clima están a la orden del día.

Por eso la noticia de un menor volumen en el mercado hace que los productores puedan al menos ilusionarse con un precio más interesante para su producción, pese a que persiste el fantasma del sobrestock de vino en bodega. “Es una buena noticia porque nos ayuda a sostener precios”, comentan desde Casa de Gobierno y desde la viña.

El panorama transforma, entonces, lo que debería tomarse como una mala noticia en un bálsamo para la industria de la eterna “pata coja”: o sobra uva, o sobra vino, o la cadena es inequitativa con sus eslabones más débiles y más fuertes.

Ahora debe conformarse con que al menos no haya demasiada producción para que la uva valga “algo”. Una producción a la baja rara vez podría ser buena noticia, lo que desnuda a una industria con claros signos de crisis que ojalá pueda superar en el mediano plazo con las diversas herramientas que plantean privados y Gobierno.

El mapa de estimación por oasis

En el oasis norte se espera una cosecha mejor a la de la temporada pasada, la cual sufrió el duro azote de las heladas. Por eso, si bien hubo tormentas de granizo, no alcanzaron la magnitud de daño del frío de 2018.

En Alvear se esperaba una producción a la baja por las violentas granizadas sufridas en noviembre. A esto se sumaron los coletazos en las plantas de las heladas de mayo de 2018.

La zona este era una lotería: hubo bastante granizo pero los productores denunciaron mucho “corrimiento” (gran cantidad de racimos con poca uva).

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?