Facebook patea ahora el tablero del dinero y los bancos

Facebook patea ahora el tablero del dinero y los bancos

Mientras entidades financieras tradicionales y de base tecnológica se sacan los ojos en todo el mundo, Zuckerberg y “el grupo de los US$ 10 millones” anunciaron su propia criptomoneda, Libra, con la cual quieren llegar, literalmente, a cada envío de dinero y compra diaria. Oportunidades y amenazas.

La noticia irrumpió en plena pelea entre bancos y empresas financieras de base tecnológica (fintech) en Argentina y dejó a todos helados por el potencial alcance del shock: Facebook y un grupo de 26 empresas con aportes de US$10 millones cada una pondrán en acción su propia criptomoneda, llamada Libra, el año próximo.

La jugada es astronómica más ambiciosa que otras iniciativas con alguna similitud como puede ser Bitcoin. Acá se trata de una revolución copernicana del dinero y las fintech. El nuevo sistema apunta a eliminar casi por completo las comisiones en los envíos de dinero entre particulares y las compras del día a día.

¿Se trata de una jugada estratégica contra las tarjetas de crédito? Bueno, podría parecerlo, pero definitivamente no si se tiene en cuenta que en la sociedad entran monstruos como Mastercard y Visa. Entre los inversores de los 10 millones de dólares hay, de hecho, otros sistemas de pago como PayPal, PayU y, ¡oh sorpresa! Mercado Pago, el brazo del titán argentino MercadoLibre.

MercadoLibre está entre los fundadores.

De esta forma Facebook se presenta como la cara más visible y amigable con el usuario, pero con el respaldo de verdaderos gigantes del mundo fintech para darle verdadera espalda a su negocio financiero.

¿Pero cuánto valdrá una Libra? El primer paso firme de Zuckerberg y sus amigos comerciales fue no cometer errores como los de otras criptomonedas cuyas cotizaciones pueden mandarte de mendigo a millonario y de regreso en menos de una semana. En principio se estima que el valor de la Libra esté en línea con el del dólar, el euro o la propia libra esterlina, todas ellas de gran estabilidad. Esto lo haría atractiva para su utilización segura de manera cotidiana en operaciones de micro, pequeña y mediana magnitud.

El valor de la Libra estará atado a una cartera de depósitos bancarios y valores de corto plazo de distintos Gobiernos. La Asociación de la Libra, entidad compuesta por los grandes accionistas que regirá la criptomoneda a razón de un voto por cada uno, mantendrá su cartera de activos y poadrá cambiar el balance de su composición si se dan fluctuaciones grandes de cotización en alguno de sus valores.

La idea es que transferir dinero o pagar una compra sea tan simple como enviar un mensaje de chat.

¿Para qué se podrá usar? En principio está pensada para envíos de dinero entre particulares, ya sea dentro de un país o al extranjero. Hoy las comisiones de las empresas por el servicio ronda el 7% del monto. Libra promete hacerlo por tan solo un céntimo de dólar.

También servirá para las compras diarias en los comercios. Para ello se deberá contar con una billetera virtual. Como Facebook no da puntada sin hilo, ofrecerá su propio servicio: Calibra. De esta forma se compra crédito depositando efectivo en la moneda del país de uso y paga con las Libras a través del celular en el negocio.

La idea de Zuckerberg es que transferir dinero o pagar por una pieza de pan sea tan simple como enviar un mensaje a través del chat de Messenger.

¿Quiénes podrán usarlo? La iniciativa de Libra va en sintonía con la revolución que plantean las fintech “democratizadoras” de los servicios financieros. Para usarlo no hará falta siquiera tener una cuenta bancaria. Cualquiera podrá depositar dinero en efectivo para tener “saldo” en Libras, como si fuera una tarjeta de colectivo y o un sistema prepago de celular.

Y para quienes (con razón) ponen en duda el sistema de seguridad de datos personales, Libra funcionará con seudónimos, no con información al público.

El anuncio oficial del lanzamiento generó un sacudón global este martes que llegó de Chile a Japón por la magnitud de su alcance y el poderío de sus protagonistas. Esto último es lo que hace pensar en el real impacto que podría tener la puesta en marcha del sistema ya que Facebook, en soledad, suele presentar productos más elaborados y robustos de lo que el usuario necesita o, efectivamente, utiliza. Por ahora lo único seguro es su símbolo, compuesto por tres líneas ondeadas horizontales: ? .

¿Querés recibir notificaciones de alertas?