La responsabilidad de postergar el ego en tiempos de coronavirus

La responsabilidad de postergar el ego en tiempos de coronavirus

La provincia, el país y el mundo atraviesan una situación delicada que nos demanda lo mejor de nosotros mismos para poder salir adelante. Necesitamos dirigentes políticos comprometidos que entiendan que no es momento de "chapear" para figurar en las noticias.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

En situaciones como las que se están viviendo en el país los periodistas tenemos un enorme desafío. En tiempos de desinformación y cadenas falsas es necesario contrastar cada dato. La carrera por la primicia debe suprimirse en razón de la responsabilidad, entendiendo que nuestra única función en este caos es la de informar con precisión. Algo similar aplica a la política.

A lo largo de la semana legisladores de todos los partidos políticos difundieron comunicados con ideas y proyectos para afrontar este momento de crisis. Suprimir alquileres, dejar de pagar los servicios públicos, extremar controles, subsidios a sectores más afectados por la paralización del país, etc, etc, etc.

En un escenario normal no sería cuestionable esa práctica, pero en este contexto particular no suma. Resta. Confunde, desinforma. En tiempos así es imprescindible la claridad del mensaje. Toda idea suma y debe ser aportada a las autoridades correspondientes, pero sin buscar aparecer en un título o conseguir una entrevista para aumentar la exposición pública.

Sin aspiraciones políticas ni personales. Sin ambiciones partidarias, dejando de lado las prácticas habituales, las chicanas y los golpes bajos.

El rol de los legisladores es legislar y está bien que propongan sus proyectos. Lo cuestionable es que intenten usarlos para posicionarse en un escenario que no da lugar a ambiciones particulares.

La imagen del presidente Alberto Fernández anunciando la cuarentena obligatoria junto al gobernador radical de Jujuy Gerardo Morales y el Jefe de Gobierno del PRO Horacio Rodríguez Larreta es una muestra de cuál es el camino. Lo mismo ocurrió en Mendoza donde el gobernador Rodolfo Suarez se reunió con todos los intendentes para unificar criterios, sin importar si eran peronistas o radicales.

Los aportes deben ser por esa vía, sin mezquindades ni segundas intenciones. En el futuro, cuando se supere esta pandemia, llegará el momento de hacer balances y expresar críticas. Pero hoy lo que se requiere es unidad en el mensaje. Un liderazgo claro y sin matices. Las dudas, la incertidumbre, son enemigos que hay que evitar.

Lo mismo con la desinformación. No solo a través de cadenas falsas de whatsapp sino también con expresiones públicas que solo generan confusión.

De esta situación salimos entre todos, es cierto. Los ciudadanos deben ser solidarios y respetar la cuarentena entendiendo que no son vacaciones y el riesgo que implica viajar a Esquel o Monte Hermoso en este escenario. Los periodistas tenemos la difícil tarea de filtrar infinitos rumores que circulan en las redes e informar con precisión, claridad y certeza. Y los dirigentes están obligados a mostrarse unidos, capaces y comprometidos con la sociedad. Trabajar más, figurar menos y cultivar un perfil bajo al que no están acostumbrados.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?