Día de la Mujer: ¿celebramos el género o todo lo que alcanzamos juntas?

Día de la Mujer: ¿celebramos el género o todo lo que alcanzamos juntas?

Nos hemos acostumbrado, cada 8 de marzo, a recibir "felicidades" por el simple hecho de haber nacido mujeres. Más que celebrar las cualidades de este género, ¿por qué no reflexionamos sobre cómo vamos y qué es lo que nos hace falta para concretar una sociedad más igualitaria e equitativa?

Desde que tengo uso de conciencia, cada 8 de marzo, recuerdo haber recibido obsequios, piropos y agradecimientos. ¿Por qué? Por el simple hecho de ser mujer. Pero este año pensé: ¿por qué no festejamos lo que hemos logrado y evaluamos qué nos falta para lograr ese mundo que tanto anhelamos? ¿Por qué no celebramos que somos potencial? Ese que tanto necesitamos para purificar.

El Día Internacional de la Mujer se me hace una celebración "rara" porque me resulta extraña esa necesidad que surge de felicitar a mis amigas, conocidas, familiares... Y es por eso busqué la manera de celebrar a las mujeres con las que tengo el gusto de coincidir. 

Este día, que tiene como eje principal la igualdad, la justicia, la paz y el empoderamiento,  vemos felicitaciones que se basan en las cualidades culturalmente establecidas para las mujeres como: la maternidad, la belleza, la pureza...

En teoría, el Día Internacional de la Mujer no es un día para celebrar, sino para reconocer que históricamente las mujeres han tenido que enfrentar discriminación, disparidad, opresión e injusticia y que la lucha por una sociedad más igualitaria continúa. Una conmemoración que nos permite hacer una pausa para conocer los desafíos a los que el género femenino se ha enfrentado a lo largo de los años y la lucha de tantas mujeres valientes que hoy buscan vivir en un mundo más equitativo y menos adverso.

Hoy cuando recibas "felicidades" por el Día Internacional de la Mujer, recordá que debemos considerar la misoginia y el machismo como un factor protagónico en nuestra cultura, pero no antes sin darnos cuenta que muchas veces y a lo mejor sin percatarnos de ello, formamos parte del problema y nos manifestamos con violencia. 

Entonces, en vez de defendernos con ataques, pensemos que el 8M es un día para hacer énfasis en la importancia de una búsqueda que aún no termina y resaltar las injusticias a las que nos enfrentamos día a día. 

Me encanta que existan días sobre los cuales podamos reflexionar y poner el foco en los esfuerzos de la sociedad que busca ser incluyente y lucha por la igualdad y por un desarrollo íntegro de la mujer. Es importante que se dediquen momentos a entender que la lucha ha ido cambiando a través del tiempo, pero el objetivo sigue siendo el de ser conscientes sobre cómo vamos y qué es lo que nos falta por hacer para cambiar nuestro mundo, para hacer historia.

Es un día para escuchar y para hablar por esas mujeres que se quedaron sin voz.  

No se trata de festejar un género y cualidades, se trata de reconocernos poderosas para transformar . Se trata de entender que estamos creciendo y lo estamos haciendo juntas... ¡Nos felicito!

¿Querés recibir notificaciones de alertas?