IMPERDIBLE

El ingrediente de la cocina que es oro puro para las plantas del jardín

Un simple producto de cocina, el bicarbonato de sodio, emerge como solución efectiva para el cuidado y protección de las plantas.

Napsix jueves, 11 de abril de 2024 · 11:02 hs
El ingrediente de la cocina que es oro puro para las plantas del jardín
Además de ser un potente fungicida es un importante abono natural para las plantas Foto: SHUTTERSTOCK

En el arsenal de todo jardinero, un elemento cotidiano destaca por sus múltiples beneficios para el cuidado de las plantas: el bicarbonato de sodio. Este ingrediente, habitual en la cocina, se revela como un excelente fertilizante casero, aportando soluciones simples y efectivas para mantener un jardín saludable.

Para preparar este fertilizante, se requiere disolver una cucharada de bicarbonato de sodio en un litro de agua tibia. Esta medida asegura que la solución se mezcle homogéneamente, evitando obstrucciones en el atomizador durante su aplicación. El bicarbonato no solo nutre las plantas sino que también actúa como un potente fungicida natural, ideal para combatir plagas comunes como la cochinilla, los pulgones y la mosca blanca.

Mira el video

La aplicación de esta mezcla debe realizarse preferentemente al atardecer o durante la noche, momentos en los cuales las plagas están más activas, especialmente las cochinillas. Al aplicarlo directamente sobre la tierra o las hojas afectadas, se crea un ambiente menos propicio para el desarrollo de estas plagas, protegiendo así la salud de nuestras plantas.

Este método no solo es efectivo sino también respetuoso con el medio ambiente, ofreciendo una alternativa natural a los pesticidas químicos. El uso del bicarbonato de sodio en el jardín va más allá de su eficacia contra las plagas; también mejora la calidad del suelo y ayuda a las plantas a absorber más nutrientes, lo que se traduce en un crecimiento más vigoroso y flores más brillantes y duraderas.

Con este truco evitarás importantes plagas en las plantas del jardín.

Esta práctica, además de ser económica, promueve un enfoque de jardinería sostenible, minimizando la dependencia de productos químicos y aprovechando recursos naturales. Al integrar el bicarbonato de sodio en la rutina de cuidado del jardín, los aficionados y expertos por igual descubrirán una herramienta poderosa y versátil que respeta el equilibrio natural y potencia la belleza de sus espacios verdes.

Archivado en