Muy fácil, cómo reproducir una planta de romero

Muy fácil, cómo reproducir una planta de romero

La reproducción de la planta de romero es muy sencilla. Con algunos trucos lograrás tener en tu jardín varios ejemplares de esta deliciosa aromática.

Napsix

El romero es una planta fiel, resistente y duradera que no puede faltar en tu jardín, balcón o huerto. Tener siempre esta aromática a mano te traerá enormes beneficios. Es que no solo le podrás aportar a tus alimentos un sabor inigualable, sino que también te ayudará a mantener a las plagas bajo control y hasta puede ser usada en tratamientos de belleza para tu piel y tu cabello.

Existen unos cuantos requerimientos básicos para que esta planta se desarrolle de forma saludable. El sol y las temperaturas cálidas son fundamentales. El romero necesita del sol directo durante varias horas del día. En invierno, puede verse afectada por el frío o las heladas, por lo tanto, cultivarla en macetas es una gran opción, ya que esto nos permitirá trasladarlas al interior.

shutterstock

Sin embargo, las plantas que ya cuentan con varios años pueden ser muy resistentes y soportar las bajas temperaturas.

Existe un punto fundamental para su cuidado y es cuidarlo de los excesos de riego. Generalmente, esta es la principal causa de la muerte del romero.

Cómo reproducir una planta de romero

Si deseas reproducir tu planta y contar con varios ejemplares, debes saber que esta tarea es bastante sencilla y puede hacerse por diferentes técnicas.

  • Por esqueje

Se debe elegir una rama de la planta madre que esté consolidada, evitaremos las ramas más viejas y los brotes nuevos. Lo ideal es hacer esta tarea durante la primavera.

El esqueje debe contar con unos 10 centímetros de largo, se eliminarán las pequeñas hojas hasta la mitad de la rama y se la colocará en agua hasta tapar alrededor de cinco centímetros. Se debe resguardar el recipiente colocándolo bajo media sombra o luz indirecta y el agua debe ser cambiada cada dos o tres días. Cuando se observe que el esqueje ha crecido al menos tres centímetros se lo pasan a tierra.

shutterstock
  • Por acodo

Esta técnica es bastante sencilla y tiene un mayor margen de éxito. Solo se debe elegir una rama que tenga una buena extensión y acercarla a la tierra de la maceta. Para que se mantenga allí se puede colocar una pequeña piedra o algo con un peso liviano. Luego de algunas semanas, se podrá observar que la rama ya tiene raíces.

Finalmente, se debe separar la nueva planta de la planta madre con unas tijeras y pasar a una maceta nueva.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?