Cultivar paltas o aguacates en maceta: sí, es posible

Cultivar paltas o aguacates en maceta: sí, es posible

Cultivas por propias paltas o aguacates en el jardín de tu casa es posible. Solo sigue estos consejos para obtener los frutos más deliciosos.

Napsix

Napsix

La palta o aguacate es uno de esos manjares imperdibles que nos ofrece la naturaleza. Es un fruto muy requerido en el mundo entero, lo que hace que su precio fluctúe y puede llegar a ser algo costosa en determinadas temporadas. Pero su cultivo de forma hogareña es posible, tanto en el jardín como en macetas, aprende cómo hacerlo y produce tus propias y deliciosas paltas.

El palto o aguacatero es un árbol originario de Mesoamérica y su producción doméstica data del año 10000 a.C. Se siembra para el consumo de sus frutos y la utilización de ellos en gastronomía, también se usa su aceite con fines medicinales o cosméticos y sus hojas para la elaboración de expectorantes.

Si eres un fanático de las paltas o aguacates, produce los tuyos en el jardín de casa. Foto: Portal frutícola

Se trata de un alimento con múltiples beneficios nutricionales y un alto contenido graso y calórico. Según diversos estudios, aporta vitaminas E, A, B1, B2, B3, ácidos grasos, proteínas y minerales al organismo.

La variedad Hass es la que se produce en mayor medida a nivel mundial y esta deriva de la especie persea americana a través del perfeccionamiento de una semilla guatemalteca. Sus frutos son considerados de excelente calidad y no poseen fibras.

Los árboles que da estos ejemplares florecen una vez al año, durante la primavera. La maduración de su fruto puede tardar entre 6 y 11 meses, y se mantienen en la planta en óptimas condiciones durante un periodo considerable lo que permite que la cosecha se extienda.

En términos generales, es una vegetación que gusta de climas templados, requiere de varias horas de sol, no resiste las heladas y no soporta los suelos con exceso de humedad.

Para su cultivo se puede iniciar desde la semilla, germinándola durante algunos meses. Esto retrasará la obtención de frutos y, probablemente, requiera de un injerto para lograr una mayor calidad. Lo ideal es adquirir un árbol que ya tenga unos dos o tres años de vida y deseas disfrutar de los aguacates a la brevedad.

Puedes iniciar germinando tu propia semilla. Foto: Jardinería On

Para su siembra en maceta se necesitará de un recipiente que tenga al menos 40 litros de capacidad, esto le brindará el espacio apto para que sus raíces se desarrollen con comodidad.

El drenaje y la materia orgánica es fundamental. La maceta tiene que tener orificios suficientemente grandes y procurar que no se obstruyan, para esto se pueden agregar piedras en el fondo o mezclar el sustrato con arena. Esto último también hará que la tierra sea más liviana, algo que lo beneficiará.

El lugar donde se ubique el árbol tiene que recibir varias horas de sol directo. Durante el invierno, se puede protegerlo envolviéndolo durante la noche para evitar que el frío lo afecto.

Para mantener la humedad del suelo, se puede colocar un mantillo de hojas secas sobre la tierra.

Disfruta de este delicioso fruto en el jardín de casa. Foto: Tecnocasa

Estos árboles pueden tener un rápido crecimiento, para que su desarrollo en maceta sea saludable y produzca frutos, es necesario podarlo. Durante los primeros años, debes procurar, antes de su crecimiento primaveral, recortarlo para que no supere los 30 centímetros.

Este procedimiento solo se realizará una vez para que el ejemplar sea frondoso. Luego, se recomienda una poda anual en el que se quitan las ramas más viejas, las que estén deformadas o que impiden el ingreso de oxígeno.

.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?