Siete hábitos para quemar grasa abdominal avalados por la ciencia

Siete hábitos para quemar grasa abdominal avalados por la ciencia

El secreto para un vientre plano no es dieta drástica ni matarte a abdominales. Lo mejor es hacer pequeños cambios en tu vida, mucho más efectivos y fáciles de incorporar.

Napsix

Napsix

Hacés dieta pasando hambre, lo combinas con sesiones maratonianas de abdominales pero no notas que pierdas peso. Tu estrategia no es buena. Es cierto que hacer dieta (pero no una tan drástica que te mate de hambre) y abdominales ayuda a perder volumen general, pero no grasa localizada. Te contamos cómo quemar grasa abdominal con estrategias que avala la ciencia.

  • Abdominales y ejercicio cardiovascular

Para quemar grasa abdominal es fundamental el ejercicio físico aeróbico, como andar, correr, ir en bicicleta o nadar, pero también otros ejercicios que puedes hacer en casa como sentadillas, burpees, zancadas o jumping jacks. Y, junto con ello, incorporar ejercicios de tono (pesas, entrenamiento con el peso del cuerpo en isométricos...), que ayudan a ganar músculo y a quemar más calorías incluso en reposo.

  • Dieta mediterránea

Una investigación publicada en el Journal of Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases asegura que seguir la dieta mediterránea ayuda a contrarrestar los efectos negativos que tiene la grasa abdominal sobre la salud del corazón. Se ha visto que seguir esta alimentación –rica en verdura, fruta, legumbres y pescado– contribuye a una buena salud de la microbiota intestinal, hecho que ayuda a quemar más grasa.

  • Evitar el estrés

El estrés crónico hace que el nivel de cortisol –la "hormona del estrés"– de tu cuerpo sea anormalmente alto y esto tiene un fuerte impacto sobre el sistema endocrino y, como resultado, se produce una acumulación de grasa en el estómago. Por ello, una buena estrategia para quemar grasa abdominal es encontrar tu manera de relajarte. Para unas personas puede ser la meditación, para otras bailar, desconectar haciendo crucigramas o leyendo.

  • Dormir bien

Si duermes mal, acumulas más grasa en el vientre. Esto lo explica la Escuela de Medicina de Harvard, que asegura que si duermes poco quemas un 8% de kcal menos, lo que equivale a ganar 5,5 kilos al año. Y no solo esto, sino que la falta de sueño altera la leptina y ghrelina, las hormonas que regulan el apetito, y esto hace que tengas más hambre y más ganas de picar entre horas. Y también te apetecerán más los alimentos ricos en azúcares y grasas, los que menos te interesan. Así que procura dormir 7-8 horas.

  • Hacer ejercicio suave por la mañana

No es necesario salir a correr a las 7 de la mañana, pero hacer algunos movimientos simples levantarte ya serviría. Un estudio de la Universidad de Bath publicado en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism parece concluir que el deporte en ayunas puede ser más efectivo para quemar grasa abdominal. Si no tienes mucho tiempo, haz una sesión corta por la mañana y sigue entrenado a lo largo del día. Este modo de ejercitarte, el exercice snacking, puede ayudarte a incorporar fácilmente el ejercicio en tu día a día.

  • Tomar el sol cada día

Un estudio australiano ha demostrado que cuando las longitudes de onda de la luz azul del sol penetran en nuestra piel y alcanzan las células grasas que hay bajo la misma, los lípidos disminuyen de tamaño y "salen" de la célula. Es decir que tomar el sol –con las precauciones adecuadas– hace que acumulemos menos grasa. Si no puedes salir de casa, mira por la ventana un buen rato y deja que la luz del sol te toque.

  • Cenar ligero y pronto

Y con cenar ligero no queremos decir cenar poco. La cena debe ser completa y muy digestiva, por ejemplo, con un primero de verdura hervida o crema de verduras, y un segundo que sea pescado, pavo, tofu. Y un yogur sin azúcar de postre. Además, cenar pronto te ayuda a acumular menos grasa porque acelera el metabolismo. (Con información de Clara.es)

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?