Nació un "bebé sin rostro" y el caso es rodeado de un escándalo judicial

Se dice que el ginecólogo, bajo la lupa judicial, podría dejar de ejercer. 

mdz mundo

El bebé sin rostro, Rodrigo, de la mano de su padre. Foto difundida por la madre, Marlene Simao, en las redes sociales.

Portugal continúa estremeciéndose cada día con nuevas revelaciones sobre el caso del bebé nacido sin rostro en Setúbal, 50 kilómetros al sur de Lisboa… y ahora sale a la luz la identidad de la madre, Marlene Simao, que pasa 24 horas al día junto al pequeño.

Rodrigo no tiene ojos, ni nariz ni parte del cráneo y tanto ella como el padre están absolutamente conmocionados después de comprobar cuál es su estado físico. De paso, los ciudadanos lusos se emocionan cuando ven en las televisiones que la mujer no se despega de su lado.

Para colmo, el cuadro clínico del menor todavía no está completo, ante la imposibilidad de efectuar una ampliación de los análisis. De momento, la criatura va cumpliendo días pese a que el diagnóstico inicial señalaba que no iba a durar mucho tiempo. Vino al mundo el pasado 7 de octubre, por lo que alcanza ya las dos semanas de vida.

Como no podía ser de otra manera, Rodrigo está en una habitación aparte y allí permanece su madre igualmente. Su hermana Joana le insiste para que se desplace a su domicilio y descanse al menos unas horas, pero ella no quiere moverse de allí en ningún momento.

Nadie entiende cómo es posible que el obstetra Artur Carvalho no detectase las malformaciones en ninguna de las cuatro ecografías realizadas y hasta el presidente del Colegio Oficial de Médicos, Miguel Guimaraes, compareció con cara de circunstancias para dar explicaciones sobre el caso.

El bebé ya tiene dos semanas de vida.

Este martes 22 de octubre se reúne el Consejo de Disciplina para valorar los cinco expedientes que tiene abiertos el cuestionado profesional, aunque no se van a pronunciar sobre el caso actual porque, dicen, no les ha llegado la documentación pertinente.

Si cae sobre Artur Carvalho el peso de la acción del Colegio de Médicos, pueden condenarlo a una suspensión máxima de 10 años en su actividad profesional.

[MISSING]binding.image.description

Negligencia 

Hasta ahora, el órgano que agrupa a los facultativos ha mostrado una prudencia que exaspera a miles de ciudadanos del país vecino, pues consideran que no hacen falta más pruebas de la negligencia que la propia fisonomía con la que ha nacido Rodrigo.

Crece el escándalo 

El revuelo y la indignación avanzan a gran velocidad, pues los padres denunciaron las irregularidades desde el proceso de seguimiento del tramo final de la gestación en el Servicio de Obstetricia del Hospital San Bernardo de la localidad costera, 50 kilómetros al sur de Lisboa.

Fuentes: ABC, España.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?