La explosión de un coche bomba en Siria dejó 13 muertos y 20 heridos

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), la principal alianza armada liderada por kurdos, negó estar detrás del ataque y señaló a los servicios de inteligencia turcos.

Redacción MDZ

Un hombre sirio contempla la destrucción tras el atentado

Al menos 13 personas murieron hoy en Siria, en un atentado con un coche-bomba en un mercado de la ciudad de Tel Abiad, en la frontera con Turquía, informó Ankara.

"13 civiles han muerto y otros 20 resultaron heridos, según las primeras informaciones", informó el Ministerio de Defensa turco en un comunicado en el que culpó del ataque a las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), la principal alianza armada liderada por kurdos, negó estar detrás del ataque y señaló a los servicios de inteligencia turcos.

"Es normal que nos acusen de esta explosión, pero nuestras fuerzas no han perpetrado este ataque", dijo Mervan Qamishli, un vocero militar de las FSD.

"Creemos que este atentado y otros fueron llevados a cabo por los servicios de inteligencia turcos para manchar la reputación de las fuerzas kurdas", agregó.

Tel Abiad fue ocupada por las fuerzas turcas en la ofensiva lanzada el 9 de octubre pasado para expulsar de la región a las YPG, milicias que fueron aliadas de Estados Unidos en la lucha contra el grupo radical Estado Islámico (EI) y a las que Turquía considera "terroristas" por sus vínculos con la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), activa en territorio turco.

"Condenamos con la mayor dureza este inhumano ataque de los sangrientos terroristas del PKK/YPG (...) contra los civiles inocentes de Tel Abiad", agrega el comunicado de Defensa, reproducido por la agencia de noticias EFE. Ningún grupo se responsabilizó del ataque.

Turquía lanzó una ofensiva el pasado 9 de octubre, tres días después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenase la salida de las tropas estadounidenses de la zona fronteriza del noreste de Siria y abandonase así a sus aliados de las YPG.

Tras la retirada de Washington, Ankara pactó con Moscú la salida de las YPG de una "zona de seguridad" de 32 kilómetros de ancho a lo largo de toda la frontera turcosiria al este del río Éufrates.

Las tropas turcas, junto a milicias árabes aliadas de Ankara, controlan un centenar de kilómetros de esta franja, entre las ciudades sirias de Tal Abiad y Ras al Ain.

Desde ayer, unidades militares turcas y rusas comenzaron a patrullar de forma conjunta parte de ese territorio, según el pacto sellado en la ciudad rusa de Sochi el 22 de octubre.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?