Ganaron u$s205 millones en un sorteo de lotería: 9 años después pierden casi todo

Ganaron u$s205 millones en un sorteo de lotería: 9 años después pierden casi todo

La lotería Euromillones cambió drásticamente los días de Adrian y Gillian Bayford. Algo hay de seguro: la pareja de británicos suponía que el cambio sería más jubilosa.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

En 2012, jugaron en una de las loterías más grandes del planeta, la Euromillones

El azar quiso que, en 2012, Adrian y Gillian Bayford ganaran 205 millones de dólares. 

A partir de ahí, la vida de estos británicos, digna de ser filmada, se ha vuelto un incesante tren de problemas y malos tragos. Ahora, están casi en las ruinas, publica The Mirror

Alegría, champán, viajes, autos caros y divorcio  

9 años atrás, la pareja ganó 148 millones de libras esterlinas (205 millones de dólares al cambio actual).

Fue uno de los premios más grandes jamás obtenidos en la lotería Euromillones. 

Hubo gritos de alegría, besos y copas con champán. Adrian y Gillian empezaron a viajar, donaron dinero, adquiririeron autos muy costosos y comenzaron a intentar invertir su dinero. 

Al año, se separaron y se buscaron nuevas parejas. 

Idas y venidas y dólares que se van 

La mujer dejó su trabajo en un hospital y trató de hacer negocios, con malos resultados. Luego, cumplió pena por golpear a un examante, se casó con un estafador y tuvo un bebé a los 48 años.

El hombre siguió trabajando en un comercio de música. Decía que la plata no cambiaría su vida. Formó pareja con una mujer 16 años menor que él, a la que le gustaban las carreras de caballos. Después, lo dejó, llevándose cientos de miles de dólares en caballos, un auto de alta gama y los dos perros que tenían.

Adrián invirtió varios millones de dólares en 38 casas para alquilar, pero tomó deudas que soporta hasta hoy. En 2016, fue demandado por un inquilino discapacitado. Quiso vender una mansión que vale 9 millones de dólares, pero no lo logró. La mansión está deshabitada y deteriorada y debe pagar seguridad permanente, porque intrusos comenzaron a usar la pileta y el gimnasio. El hombre terminó comprando una casa en Escocia para estar más cerca de sus hijos y su exesposa. 

La alegría les duró poco y de los 205 millones, les queda muchísimo menos. 

TheMirror, Rt, Twitter. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?