Visitas a Olivos: ¿Cristina Fernández de Kirchner está protegiendo a Alberto Fernández?

Visitas a Olivos: ¿Cristina Fernández de Kirchner está protegiendo a Alberto Fernández?

El analista político Daniel Bilotta habló sobre el escándalo que se desató en torno a Alberto Fernández y las reuniones nocturnas en Olivos. ¿Qué rol ha tomado Cristina Fernández de Kirchner y por qué? Lo contó en su columna.

MDZ Radio

MDZ Radio

El columnista político de MDZ Radio, Daniel Bilotta, analizó el daño político que se le genera a Alberto Fernández tras la difusión de las reuniones que hubo el año pasado en la Residencia de Olivos en plena pandemia de coronavirus. A partir de esto, aseguró que Cristina Fernández de Kirchner busca proteger al Presidente y dio los motivos. 

Aquí los puntos más importantes de la columna de Bilotta sobre el escándalo en la Residencia de Olivos:

  • ¿Qué pasa en la Residencia de Olivos? No hay nada nuevo para añadir. Creo que todo lo que rodea a Alberto Fernández está hoy bajo discusión y eso explica lo que intenta hacer Cristina Fernández de Kirchner al colocar a alguien de su riñón a la cabeza de las listas en la provincia de Buenos Aires.
  • Estamos ante la paradoja de que Cristina Fernández de Kirchner está interesada en reconstruir una parte de la autoridad de Alberto Fernández, porque todos estos episodios privados, o que tienen que ver con la intimidad de la Residencia de Olivos, terminan dañando su imagen.
  • A mí me parece que con una imagen muy dañada de Alberto Fernández los próximos 2 años serán difíciles, porque está muy claro que no estaría bien que Cristina Kirchner lo reemplace, a menos de que no sea por un período muy corto.
  • Cristina Fernández de Kirchner se autolimita tanto que empieza a preocuparse e interviene, más allá del gabinete, en proteger a Alberto Fernández de alguna manera y que se reconstituya como presidente.
  • Por eso pienso que todo este episodio es bastante escabroso. El Gobierno se enoja mucho con lo que está ocurriendo, pero lo único que les queda es restituir la imagen, dándole a las visitas un grado de transparencia mayor -no digo que no tengan, porque sino hubieran sido inaccesibles en el registro de ingresos- y emprolijando un poco más quién entra a Olivos.
  • Por supuesto que todo trabajador de la Cultura tiene derecho a ingresar, pero que sea de noche y en medio de una cuarentena muy estricta, le da un carácter festivo a Olivos diferente a lo que la sociedad vive.
  • Tal vez en el grupo de poder que rodea al presidente debieran esforzarse más en cuidarlo un poco. Los que están ahí dicen que es muy difícil, que el defiende su impronta e individualidad. En fin, la sociedad ahora tiene manera de darle una señal de aprobación o desaprobación sobre su conducta en el ejercicio del poder, a través de las legislativas.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?